En el documento, las mujeres afirman que Spagnoletti descubrió un supuesto fraude bancario y ello provocó que le amenazaran de muerte y le asesinaran el 15 de junio de 2011 cerca del Túnel Minillas. (Archivo)
La evidencia entregada a la defensa de los acusados incluye fotografías de la escena del 2011, cuando Maurce Spagnoletti fue baleado mientras conducía por el expreso.

La fiscalía federal entregó más documentos y fotografías en el descubrimiento de prueba contra los acusados por el asesinato del ejecutivo del desaparecido Doral Bank, Maurice Spagnoletti, en el 2011.

Los cargos del Gran Jurado federal fueron presentados en septiembre de 2018, pero el caso no ha llegado a juicio, en parte, por un extenso proceso de análisis de la prueba entre todas las partes, lo que ha levantado algunas controversias desde el principio.

Según una moción sometida ayer, la fiscalía federal informó que en las pasadas semanas ha entregado 14 páginas de informes forenses sobre restos humanos encontrados en la residencia de Rolando Rivera Solís, uno de los acusados en el caso, en el momento en que fue arrestado.

Solís fue detenido en diciembre de 2018, pero la fiscalía indicó que el informe forense les fue entregado en diciembre pasado.

Además, el Ministerio Público proveyó a la defensa de los acusados diez páginas que faltaban de un informe de autopsia previamente entregado. No detalló de quién fue la autopsia.

A finales de enero, la fiscalía federal entregó doce fotografías adicionales tomadas en la escena del asesinato, que tuvo lugar en medio de una balacera que comenzó mientras conducía hacia su casa por el expreso Luis A. Ferré, cerca del Túnel Minillas, y terminó en un pastizal aledaño.

Los fiscales también entregaron 15 páginas con fotografías de empleados de SJ Tropical y Doral Finanancial Corporation, además de otros sujetos de un informe de incidente y de un arma de fuego.

De igual manera, la fiscalía incluyó en el descubrimiento de prueba diez páginas de análisis forense de armas encontradas en la casa de Rivera Solís y 19 páginas de informes de compra de municiones por parte de Rivera Solís y otro acusado, Luis Carmona Bernacet, alias “Canito Cumbre”.

El paquete de evidencia contiene además 12 páginas del expediente de Carmona Bernacet en el Departamento de Transportación y Obras Públicas.

Entre otras pruebas que había entregado, avisó los fiscales informaron que pretenden usar como evidencia una entrevista del también acusado Alan Lugo Montalvo por parte del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés).

Los otros acusados del caso son Yadier Serrano Canales, Fabiany Alméstica Monge y Alex Burgos Amaro.

Al momento de la acusación, la entonces jefa de la fiscalía federal, Rosa Emilia Rodríguez, explicó que, según la investigación, los acusados acabaron con la vida de Spagnoletti, quien trabajaba como vicepresidente ejecutivo de banca e hipotecas, luego que el banquero eliminara un contrato del banco con la compañía de mantenimiento SJ Tropical Maintenance, que era utilizado por una ganga de narcotráfico para lavar dinero.

“Una de las cosas que hizo fue cancelar el contrato de mantenimiento que esta gente tenía con el banco, específicamente el santero Rolando Rivera Solís, que era el (dueño) de la compañía de mantenimiento”, señaló Rodríguez.

El tribunal tuvo que designar a una coordinadora para atender los descubrimientos de pruebas, ante la defensa de los distintos acusados.

Temprano en el proceso surgieron discrepancias sobre el uso de la prueba en poder de la fiscalía federal.

En junio de 2019, la defensa de Rolando Rivera Solís informó que buscaría que la fiscalía federal no pudiera usar en el caso un libro de la religión Yoruba que fue ocupado en su residencia y que supuestamente menciona los nombres de otros acusados en relación al asesinato de Spagnoletti.

💬Ver comentarios