El exlegislador Nestor Alonso Vega enfrenta cargos por fraude electrónico y robo de fondos federales al gobierno de Puerto Rico. (Ramón “Tonito” Zayas)

En momentos en que el Partido Nuevo Progresista (PNP) se dispone a elegir su reemplazo, el exrepresentante Néstor Alonso Vega analiza si irá a juicio por los cargos de corrupción o buscará algún acuerdo con la fiscalía federal.

El escaño quedó vacante luego de que Alonso Vega renunciara, tras ser arrestado por el Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), dos días después de ser reelecto como representante por acumulación, el 5 de noviembre.

Después de su arresto por cargos de corrupción, Alonso hizo alegación de no culpabilidad. En una moción reciente, su defensa informó al tribunal que evalúa si habrá algún cambio después de recibir el descubrimiento de prueba de parte del Ministerio Público.

El licenciado Michael Corona, abogado de Alonso Vega, destacó a finales del mes pasado que la evidencia es “extensa”, incluyendo los vídeos que fueron grabados de forma encubierta.

“El abogado de la defensa ha informado al gobierno que ha tenido acceso y ha comenzado a revisar el descubrimiento, que es extenso, incluyendo numerosas grabaciones encubiertas en video”, sostuvo Corona en su moción.

Añadió que tiene “conversaciones limitadas” con su cliente, pero necesita “tiempo adicional para completar la revisión, discutir con su cliente e investigar los asuntos pertinentes para su defensa antes de que cualquier decisión se pueda hacer sobre si este caso se puede resolver o si procederá a juicio”.

El abogado solicitó al menos 120 días, para lo que fiscalía federal no tuvo objeción.

El juez federal Raúl Arias Marxuach dispuso que se someta otro informe de estado del caso para el 28 de junio, de manera que Alonso Vega “complete la revisión de la prueba y para negociaciones de alegación” de culpabilidad o no.

El exlegislador enfrenta cargos por fraude electrónico y robo de fondos federales al gobierno de Puerto Rico.

De acuerdo con el fiscal federal Stephen Muldrow, Alonso Vega se habría apropiado de $40,000 provenientes de un esquema en el que supuestamente infló el salario de un empleado de su oficina cameral, identificado como “persona A”, a unos $80,000. El empleado dejó de trabajar con el representante en julio.

“A principios de 2018 Néstor Alonso Vega infló el salario de la ‘persona A’ de $760 quincenales a $1,446. A partir de mayo de 2018, el representante le incrementó el salario a $2,043. A partir de junio de 2018, el salario de la ‘persona A’ se redujo a aproximadamente $1,417 debido a un recorte presupuestario. Sin embargo, a partir de octubre de 2019 el salario gubernamental neto quincenal de la ‘persona A’ volvió a aumentar $2,270 y se mantuvo en ese nivel hasta julio de 2020 cuando la ‘persona A’ dejó de trabajar en la oficina”, relató el fiscal federal.

“De cada cheque del salario se acordó que la persona tenía que devolver la mitad del monto total dividido entre cada día de pago”, añadió.

Muldrow subrayó que la “persona A” en ocasiones transfirió dinero al legislador por la aplicación ATH Móvil, en otras entregó el dinero en efectivo y hasta realizó pagos a la cuenta de crédito del representante en la tienda Home Depot.

“El salario fue inflado a $80,000, pero el dinero que regresó (al legislador) fue de aproximadamente de $40,000″, precisó Muldrow en conferencia de prensa. “Fue un intento de robo deliberado y clara violación de la ley”, acotó.

La investigación contra el legislador inició en agosto de 2020 por FBI. Según Muldrow, la pesquisa requirió el análisis de múltiples vídeos que presuntamente evidencian en el esquema de kicbacks entre Alonso Vega y su empleado.

“Vas a ver que hay vídeos que fueron grabados en mayo y en junio y no estaban bajo control del FBI”, dijo Muldrow. “Hubo eventos hasta septiembre y vídeos en que el acusado hablaba del esquema y la entrega del dinero”.

💬Ver comentarios