Luis Alberto Ferré Rangel
💬

Cruzando el umbral

Hace unos meses escribía que estos tiempos de pandemia parecían sentirse como estar en la antesala de algo, en el umbral de grandes cambios. Pues tal parece que desde el pasado martes 3 de noviembre hemos comenzado a cruzarlo, aquí en Puerto Rico y en Estados Unidos.

La elección de Joseph R. Biden Jr. como el presidente más votado en la historia electoral de Estados Unidos no debe desviar la atención de que ese país ha quedado profundamente dividido y que el trumpismo logró atrincherarse en la mayoría de los estados rurales de esa nación.

Ello lo vemos claramente en la división que existe en los resultados del Senado, donde los demócratas y republicanos han quedado empatados a 48 escaños cada uno, con cuatro escaños aún por dirimirse. Y, por otro lado, en la Cámara de Representantes, donde los demócratas retienen la mayoría al agregar cinco escaños versus tres de los republicanos.

Sin embargo, la nación norteamericana supo levantarse y hacerles frente a las políticas de odio y caos de Donald Trump. Millones de jóvenes, hispanos, afroamericanos, gran parte de los residentes de los suburbios y las grandes ciudades metropolitanas salieron en defensa de la diversidad, inclusión y equidad.

Si el Partido Republicano tiene que realizar un exorcismo para deshacerse del trumpismo y regresar a los valores conservadores históricos de esa nación, el Partido Demócrata tiene una deuda enorme con su ala progresista. No solamente los ciudadanos estadounidenses han quedado divididos, los partidos también.

En Puerto Rico, el panorama no es menos complicado. Un partido que “gana” con poco más de un tercio del voto tiene su mandato, a lo menos, cuestionado.

El licenciado Pedro Pierluisi y el Partido Nuevo Progresista, que rompió el monopartidismo hace más de medio siglo, tienen la gran oportunidad de entrar por la puerta ancha de la historia, dándole la bienvenida y acogiendo la diversidad de opciones que presenta la renovada oferta del Partido Independentista Puertorriqueño, el Movimiento Victoria Ciudadana y el Proyecto Dignidad.

Deben saber el PNP y el PPD que casi 430,000 votantes no votaron por ellos y que optaron por alguna de las nuevas alternativas políticas. Ninguno de los dos partidos individualmente logró llegar a ese número de votantes. Ese ha sido el mensaje más contundente de esta elección en Puerto Rico.

Y si bien es cierto que la oferta de propuestas sociales y económicas del PIP, MVC y el PD es diversa, no necesariamente es incongruente.

Este cruce de umbral comenzó mucho antes, tal y como lo describen hoy Marcia Rivera y Pedro Reina en el primer episodio de la nueva temporada de mi podcast, “Conversaciones”.

Hay que recalcar que la nueva oferta política que ha irrumpido con fuerza lo hizo a pesar de un sistema electoral diseñado para que no lo lograran y una nueva ley electoral que lo único que buscó fue cerrarle aún más fuertemente las puertas.

El PPD y el PNP tendrán que aprender a compartir el poder, a negociar y a consensuar con los 10 escaños de otras colectividades de la nueva legislatura. Y como caucus independiente, las 10 legisladoras y legisladores del PIP, MVC y PD, junto al veterano legislador independiente Dr. José Vargas Vidot, tendrán que aprender a hacer lo mismo entre ellos para que no caigan víctimas de la estrategia de dividir y vencer.

En las alcaldías el mensaje también ha sido contundente e inmisericorde, particularmente en el sur. Y en San Juan, bastión más cotizado para una plataforma futura a la gobernación, el Movimiento Victoria Ciudadana y su candidato, el licenciado Manuel Natal, por poco se alzan con la capital y hasta ahora el candidato se encuentran a menos de 2,000 votos para alcanzar a Miguel Romero, candidato del PNP. Otro mensaje que no va a pasar desapercibido.

Son tiempos desconocidos y emocionantes para nosotros, de coordenadas políticas que recién se asoman. En un Puerto Rico acostumbrado al inmovilismo, a la parálisis, al desangre y saqueo del aparato público, al clientelismo y a la cancelación de posibilidades, emergen nuevas fuerzas dispuestas a no ser súbditas de paradigmas del pasado o incluso del presente.

La nueva gobernanza política y cívica queda en manos de todos. Los tiempos exigen salir de las gradas y defender las causas que nos unen: educación de calidad para todos y todas, trabajo digno, acceso a la salud, erradicación de la pobreza infantil, protección de nuestro patrimonio cultural y natural, competitividad y apertura económica.

Los nuevos tiempos exigen pasar del debate al diálogo, de la imposición a la concertación, de la negación de espacios a la apertura de espacios físicos, mentales y hasta espirituales.

La agenda social es la agenda mundial de sustentabilidad, de progreso para todas y todos, sin dejar a nadie atrás, de restaurar, de cuidar, de desarrollar todos nuestros capitales sociales, económicos, naturales y culturales.

Sí, hay que celebrar los triunfos y, tal como dijo el expresidente Barack Obama, “Enjoy this moment. Then stay engaged”.

Otras columnas de Luis Alberto Ferré Rangel

domingo, 11 de octubre de 2020

Espiral

Como una espiral, aunque en el proceso de cambio se vuelva atrás, el entendimiento alcanzado sobre la igualdad entre los géneros la hará moverse adelante, escribe Luis Alberto Ferré Rangel

domingo, 27 de septiembre de 2020

Puerto Rico 2030, ahora

Luis Alberto Ferré Rangel alude a la importancia de articular en plan de País metas precisas para reducir la pobreza, atender adecuadamente el manejo de los desperdicios sólidos, así como mejorar la educación y la salud

domingo, 13 de septiembre de 2020

Acelerando la innovación social

Las ventajas de una Alianza Público Privada para el Desarrollo Sustentable (APPDS) a diferencia de una APP tradicional es que la participación de la comunidad y/o de las organizaciones sin fines de lucro podría garantizar mayor transparencia, escribe Luis Alberto Ferré Rangel

domingo, 30 de agosto de 2020

Sombras nada más

Es imposible no sentir que una sombra más grande y pesada se cierne sobre nosotros. Y sin embargo, persistimos. He escuchado un decir que va algo así: ‘Cuando la sombra es más profunda es que la luz es más brillante, escribe Luis Alberto Ferré Rangel

 

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: