Luis Alberto Ferré Rangel
💬

Puerto Rico germinó

Antes del huracán María, la semilla de país yacía latente en la tierra árida de la precariedad. Padecía una crisis fiscal y económica, en parte, auto-infligida. Se resistía a ver. Las administraciones endeudaban el gobierno para complacer. Levantaban obras faraónicas, repartían fondos a los suyos y migajas al contribuyente. Llegaron la quiebra, la Junta y el huracán María.

El temporal despejó malezas y fertilizó el terreno.

La gente sintió el desamparo y resolvió en pequeñas células. La semilla echó raíces y, todavía en la oscuridad, despuntó como un tallo. Célula a célula formaron tejido con solidaridad. Vecinos, comunidades. Lo que para algunos era un lema, para otros fue acción: la resiliencia abría paso y al avanzar se fortalecía.

Solucionaban solos. El sector sin fines de lucro puso abono. El sector privado aportó herramientas. Todavía invisible, el pueblo descubrió su vitalidad y su capacidad de superar la adversidad. Desde afuera, las voces hablaban de reconstruir un país resiliente fijadas en infraestructuras y desarrollo. Pisaban sobre el terreno sin perturbar el germinado, porque resiliencia es su cualidad.

Dos años después, más de 20,000 viviendas siguen con toldos por techo. En el pico de la temporada de huracanes poco ha dicho el gobierno acerca de qué pasó antes y qué hace para que podamos resistir otro huracán sin perder 3,000 vidas. En general, tampoco hay demasiadas expectativas de lo que puede producir la misma clase política que lanzó al país al abismo fiscal.

El germinado crece en las costas y en montañas. La sustentabilidad es su camino. Vecinos levantan sus propias defensas comunitarias. Hay centros de resiliencia vecinal con sistemas de energía renovable. Hay comedores y centros de almacenamiento comunitarios. Algunos vecindarios tienen sistemas de cisterna o acueductos propios. La gente no ha esperado, porque sabe que no puede darse el lujo.

Con el mismo ahínco que levantan infraestructura local, desarrollan talleres. Buscan, dialogan, se escuchan. Reflexionan sobre cómo generar desarrollo económico que beneficie a todos. Hablan de economía solidaria, de proyectos responsables con el ambiente, siembran fincas agroecológicas. Los más jóvenes exploran sus propias plataformas de concienciación y acción: económica, social y política.

La semilla que permanecía latente brotó de la tierra el verano del '19. Desde la oscura profundidad en que la despertó el huracán María, se desplegó hasta emerger. Lo hizo, primero en forma de piquete espontáneo. El terreno era propicio y la voluntad fuerte. El tronco tomó forma de multitud alerta, consciente, determinada.

Un pueblo resiliente, que trabaja por la sustentabilidad desde sus centros de acción, reactivó la democracia. Se nutre de su propio saber. Sabe que puede. Ahora se congrega en asambleas y en muchas otras iniciativas para abrir nuevas rutas. Para impulsar y para identificarse como líderes.

En los pasados dos años, Puerto Rico transmutó. La antigua semilla está hoy en proceso de florecer. Ya no es el pueblo que temió y padeció la catástrofe. Rechaza la corrupción, el maltrato y la prepotencia. Se nutre de la interrelación con otros y con su entorno.

Cada uno, individuos y sectores, tenemos un rol ante el árbol naciente que es el nuevo Puerto Rico. Hay que ayudar a afianzarlo, regarlo y abonarlo con esmero y con esperanza.







Otras columnas de Luis Alberto Ferré Rangel

domingo, 14 de junio de 2020

La historia invisible

Reconocer y admitir que hay un problema de racismo y discrimen es el primer paso para tener las conversaciones difíciles en el seno familiar, corporativo y político, escribe Luis Alberto Ferré Rangel

domingo, 7 de junio de 2020

Silencio

Negar el derecho a la discusión pública y la participación ciudadana son actos de violencia. Imponer el silencio es ir contra la corriente histórica, dice Luis Alberto Ferré Rangel

domingo, 31 de mayo de 2020

Verano de pandemia

Con un sector público casi inoperante y cobrando, le ha tocado a la empresa privada -desde el barbero hasta los centros comerciales y la manufactura- echar el resto para ver empezar a mover la economía, escribe Luis Alberto Ferré Rangel

domingo, 24 de mayo de 2020

Porque hay una historia que contar

Acompañar a su país en los momentos más duros, no abandonarle y buscar nuevas rutas, es el honor más profundo de cualquier periodista, escribe Luis Alberto Ferré Rangel