Chu García

Chuchazo

Por Chu García
💬

Carlos Benítez: médico por antonomasia

Para Yanira, una de las hijas de Flor Meléndez y Nilda Barrios, el doctor Carlos Benítez es su ídolo porque no escatimó esfuerzos ni horas para sanarles del COVID-19 junto con el infectólogo Carlos Estévez, inyectándole además confianza al valioso dirigente para que un par de enfermedades que tiene no interfirieran con su cura al dar negativo en las pruebas moleculares.  

Conozco a Benítez desde 1981, cuando trabajaba con el triple excampeón mundial Wilfred Benítez, para su combate con su compatriota Carlos Santos, el 14 de noviembre de 1981, en el hotel Showboat de Las Vegas, siendo la primera vez que dos puertorriqueños discutían un cetro universal. 

Con el pasar del tiempo, él, especialista en medicina interna y deportiva, luego de realizar un posgrado en esta última materia, se dio a la tarea de dar clases en la Universidad Central del Caribe, en Bayamón, donde había estudiado originalmente.  Tras varios años de labor en la Clínica de Medicina Deportiva, al lado de los codueños, el doctor Dwight Santiago y el fisioterapeuta Víctor Vargas, decidió montar su consultorio en Hato Rey, pero sin dejar de asistir a congresos en Estados Unidos y Toronto para ampliar sus conocimientos en sus disciplinas. 

En 2001, sin embargo, y estando yo con él, Tuto Marchand lo nombró médico de FIBA en el Premundial de Neuquén, en Argentina, ya que el cardiólogo Luis Molinary hacía lo propio con el Equipo Nacional. 

De hecho, asistíamos a los partidos en compañías de Flor y Felo Rivera, con sus respectivas esposas, de ahí que se reforzaran sus lazos de amistad. 

Desde entonces, Carlos, excelente corredor de maratones, con varias actuaciones en Europa, y Molinary se han repartido los viajes con el Seleccionado masculino, aunque Benítez también lo ha hecho con el femenino. 

Trabajador incansable y estudioso constante, Benítez es actualmente Chairman Medical Officer, de Castellana, adscrita al plan de salud MMM, lo que es señal inequívoca de su afán por crecer profesionalmente. 

Entretanto, su hijo Juan Carlos optó por continuar sus pasos y estudia su segundo año en fisiatría en el Hospital de Veteranos.





Otras columnas de Chu García

lunes, 6 de julio de 2020

Toño Feliciano: 98 años de felicidad

Toño Feliciano supo auparse a través del deporte, practicando pista y campo, como corredor de 400 y 800 metros, más béisbol y sóftbol mientras era becario en la UPR, escribe Chu García