Chu García

Chuchazo

Por Chu García
💬

Mark Cuban: rey de las multas en la NBA

Ningún dueño de equipo de la NBA ha recibido más multas y cuantiosas que Mark Cuban, amo de Dallas Mavericks desde el año 2000, cuando pagó $285 millones a H. Ross Perot, Jr., ganándose enseguida el epíteto de polémico por sus continuos actos de indisciplina de cara a la cúpula de la NBA. 

Su sanción más reciente, emitida por el comisionado Adam Silver, fue de $500,000 por insultar públicamente a los árbitros que oficiaron el partido el 22 de febrero contra los Hawks, que ganaron por cuatro puntos (111-107), atornillándolo un palmeo de John Collins, luego que uno de los tres oficiales declara ilegal un tapón de Dorian Finney-Smith.

Como un resorte, Cuban se levantó de su silla y criticó airadamente, incluso a los periodistas, lo que obviamente Silver no pudo perdonar. 

Estas penalizaciones monetarias son comunes con Cuban, quien a su favor tiene fama de ser el propietario que mejor trata a todos sus jugadores, y quien puede dar fe es José Juan Barea, a quien le prestó uno de sus dos jets varias veces para que trajera comida, agua y plantas eléctricas móviles tras el embate del huracán María, en septiembre de 2017. 

No se puede olvidar una de $600,000 en la campaña de 2016-2017 por afirmar que favorecía ‘tankear’, término que en el basket se usa para afirmar que se compone una plantilla para no ganar lo suficiente y poder mejorar en el listado de oportunidades en el siguiente draft. 

El acabose de Cuban fue la penalización, tipo donación, de $10,000,000 por continuados acosos sexuales de su entonces presidente, Terdema Ussery, con empleadas del club, después de una investigación de seis meses y 215 entrevistas. 

Ahora bien, repito, Cuban, cuya fortuna provino de sus negocios de informática y cadenas de cines, es un pedazo de pan con sus canasteros, su coach Rick Carlisle y sus asistentes, de ahí que la afición le adore y le respalde en todo momento. 

Uno de sus pecados peores fue cuando desmanteló el roster luego ganar el cetro en 2011 a Miami, en seis encuentros, evitando así que el llamado impuesto de lujo lo partiera en dos. 

Comoquiera, eso sí, es rey en Dallas.




Otras columnas de Chu García

lunes, 6 de julio de 2020

Toño Feliciano: 98 años de felicidad

Toño Feliciano supo auparse a través del deporte, practicando pista y campo, como corredor de 400 y 800 metros, más béisbol y sóftbol mientras era becario en la UPR, escribe Chu García