Chu García

Chuchazo

Por Chu García
💬

Mónica Puig y su ruleta de entrenadores

Ojalá que el nuevo cambio de entrenador le rinda frutos a corto plazo a la campeona olímpica Mónica Puig, que, de paso, estuvo cinco meses de paro tras operarse su codo derecho y ayer tuvo que retirarse del Oracle Challenger de Indian Wells al no sentirse completamente recuperada.  

Puig, 87 en el ranking de la WTA, tuvo récord de 23-24 en 2019, sobresaliendo en barro con 12-5.  

Sin embargo, el año pasado empezó con el argentino Nacho Todero, que la condujo al oro en la Olimpiada de Río, pero lo reemplazó con Kamau Murray, estadounidense que antes del US Open le cedió el puesto al belga Philippe DeHaes, y este a su vez a Diego Veronelli, también de Argentina, y quien ha sintonizado perfectamente con la boricua de 26 primaveras.  

Antes de los mencionados, estuvo bajo las órdenes de Alain de Vos, Antonio Van Grichen y Ricardo Sánchez.  

Esta retahíla de preparadores, obviamente, debe haber sido beneficioso por la variedad de estilos, aunque contraproducente porque cuando empieza a adaptarse a uno surge otro, que seguramente le cambia algunos aspectos de juego.  

No se puede negar que esta inestabilidad emocional ha provocado que Mónica luzca mejor contra rivales de calidad, pero entonces fracasa con oponentes jóvenes que además son inexpertas.  

Antes se decía que su mamá Astrid Marchán controlaba en demasía su carrera y su vida privada, pero últimamente da la impresión de que su relación continúa estrecha, pero con más liberación por su edad.  

A todas luces, ella anhela competir nuevamente en los Juegos Olímpicos, que en junio siembra a 56 tenistas de acuerdo a la clasificación en ese mes.  

No obstante, de estar por encima, podría ser invitada por un comodín por ser la última reina, deferencia que podría recaer en otra, pues se toma en consideración asimismo a ganadoras de Grand Slam.  

Puig, pues, tiene ante sí un gran reto y tócale a Veronelli abonarle el terreno lo más rápido que pueda.


Otras columnas de Chu García

lunes, 6 de julio de 2020

Toño Feliciano: 98 años de felicidad

Toño Feliciano supo auparse a través del deporte, practicando pista y campo, como corredor de 400 y 800 metros, más béisbol y sóftbol mientras era becario en la UPR, escribe Chu García