Chu García

Chuchazo

Por Chu García
💬

Roger Mayweather: artífice de la defensa

Usó primero que Kobe Bryant el apodo de Black Mamba, serpiente sigilosa y súper venenosa, pero convirtió además el cuadrilátero en un juego de ajedrez con piezas blancas para sus rivales por su esgrima defensiva, la que le enseñó después a su sobrino Floyd Mayweather, Jr., quien la llevó a la perfección.

Roger Mayweather, fallecido el martes pasado por una diabetes incontrolable, es bien recordado en Puerto Rico, debido a que el 19 de enero de 1983, con récord de 14-0, noqueó en el octavo asalto a Samuel Serrano, arrebatándole la faja junior ligera de la AMB, en una tarde calurosa en el estadio Hiram Bithorn, en donde los futuros monarcas universales Víctor Calleja y Cagüitas de Jesús salieron triunfantes por la vía rápida.

Después de dos defensas exitosas, empero, Roger sucumbió con Pernell Whitaker, quien le recetó KO en el acto de apertura en Atlantic City.

Sin embargo, cuatro años más tarde le quitó el cinturón de las 140 libras al mexicano Mauricio Aceves, pero en 1989 se lo entregó fácilmente a Julio César Chávez, quien ya lo había horizontalizado en 1985.

A Roger le tocó combatir en una época de calidad, superando a oponentes como Viny Pazienza, Terrence Alli, Rodolfo González, René Arredondo y Livingston Bramble, entre otros.

Asimismo, obtuvo victorias ante otros dos puertorriqueños: José Rivera y el loiceño Sammy Fuentes.

Él se hizo cargo del adiestramiento de Mayweather, Jr., cuando su hermano y padre de este estaba tras las rejas, pero al salir de la cárcel retomó el entrenamiento de su hijo, a la vez que hacía lo propio con Oscar de la Hoya.

Sucedió entonces lo imprevisto: el choque de De la Hoya con el llamado Money y decidió no estar en la esquina de su vástago, quien se inclinó otra vez por Roger, mientras aquel no consintió los dos millones de dólares que exigía y se puso en manos de Freddie Roach, con resultado negativo de decisión dividida por la diadema de las 154 del CMB, en Las Vegas, el 5 de mayo de 2007. 

Tenemos, pues, que Roger rayó la excelencia con los guantes puestos y como trainer.


Otras columnas de Chu García

lunes, 6 de julio de 2020

Toño Feliciano: 98 años de felicidad

Toño Feliciano supo auparse a través del deporte, practicando pista y campo, como corredor de 400 y 800 metros, más béisbol y sóftbol mientras era becario en la UPR, escribe Chu García