Chu García
💬

Todavía persiste el racismo hitleriano

Es increíble que en pleno siglo 21 se mantenga un racismo rancio, como si el rey del mismo, el alemán Adolf Hitler, también el número uno de los dictadores, viviera en la actualidad.

Bernie Ecclestone, quien acaba de ser padre a los 89 años y exmogul de la Fórmula Uno, dijo hace poco que hay mucha segregación de gente de piel de color hacia los blancos, echándole más leña al fuego inacabable en el mundo entero por la muerte de George Floyd, en Minneapolis, por parte de un policía que le asfixió con su pie en el cuello durante casi 10 minutos.

Sin embargo, el también inglés Lewis Hamilton, orgulloso de su raza negra y seis veces campeón de la F1, está haciendo campaña pro Floyd, lo que es una bofetada a su otrora jefe Ecclestone, quien, no se duda, elevó esta competición al pedestal.

Asimismo, todas las ligas profesionales deportivas, inclusive el fútbol, han censurado dicho abuso policial, en que sobresalió el oficial Derek Chauvin, que lo pisoteó estando boca abajo en compañía de tres compañeros tras arrestarlo el pasado 20 de mayo.

Ahora bien, en otro arranque de soberbia y vanidad, Roger Mayweather, Jr., quien ha jurado que se dedicará a entrenar, dijo, con aspavientos, que no lo hará con boxeadores caucásicos, lo que en cierto modo es un tipo de xenofobia terrorífico, y él, obviamente, lo hace porque tiene tanto dinero que muestra rebeldía máxima, consciente que no necesita de nadie para hacer y deshacer.

Rodney King, taxista que en 1992 fue víctima de empujones, patadas, pisotones y 54 golpes por parte de tres guardias en Los Ángeles, mientras era perseguido en una autopista a 180 kilómetros por hora, ante los ojos de CNN, transformó esta ciudad en una hoguera por el disgusto de cientos de miles de ciudadanos, pero para colmo de los males fue hallado culpable en su juicio por un jurado de cuatro blancos, lo que, empero, encontró arraigo en la comunidad afroestadounidense que se unió más que nunca en defensa de sus derechos civiles.

Las minorías, pues, continúan recibiendo latigazos inmorales de la mayoría, pero no se puede claudicar en los preceptos de Martin Luther King, Jr., Nobel de La Paz, por su demanda pacífica que tuvo un final descabellado: su asesinato el 4 de abril de 1968 en Memphis.

Otras columnas de Chu García

martes, 4 de agosto de 2020

Mike Tyson vs. Roy Jones, Jr: parodia máxima

La condición física y la velocidad serán los factores vitales en pro de la victoria, a pesar de que se sabe que esta es una parodia entre dos cohetes quemados, dice Chu García

jueves, 30 de julio de 2020

Danny García: mandíbula granítica

Orgulloso de sus raíces boricuas, Danny García, quien ha sido titular universal en las 140 y 147 libras, estará enfrentándose al invicto Errol Spence, Jr. este otoño, escribe Chu García

miércoles, 29 de julio de 2020

Los Mavericks dependen demasiado de Luka Doncic

Con la polivalencia de Luka Doncic y la estatura y puntería en triples de Kristaps Porzingins, anhelan salir del séptimo puesto global, escribe Chu García