Chu García

Chuchazo

Por Chu García
💬

Yadier Molina: ídolo con los pies en la tierra

Los ídolos deportivos no nacen, ni surgen espontáneamente, sino que se van forjando con acciones positivas dentro de la sociedad: tal es el caso de Yadier Molina, el estelar receptor que ya es apoderado de los Guardianes de Dorado, en la Doble A, ciudad que lo adoptó tras haber nacido en Bayamón hace 37 años.

Con un historial exitoso, que incluye nueve Guantes de Oro, dos sortijas de campeón de Serie Mundial, en 2006 y 2011; y ocho Juegos de Estrellas, él cada día se involucra más en las entrañas de la sociedad puertorriqueña con una fundación focalizada en ayudar a la niñez pobre o enferma.

Asimismo, últimamente ha mostrado interés genuino en adquirir un equipo de liga invernal, mencionando a Ponce y Carolina, además de ser accionista de los Vaqueros en el BSN.

Aunque en las Mayores existe una pléyade de Estrellas boricuas jóvenes, Yadi es considerado el Pelotero de Puerto Rico, como lo fuera Cheo Cruz, en la década del 80, en Houston. Cruz era aplaudido por su entrega total en el terreno y su conexión con la afición, sin negarse nunca a vestir el uniforme de los Criollos de Caguas, donde fue tan idolatrado como Víctor Pellot o Félix Millán.

Tengo la impresión que luego de su retiro, podría desempeñarse como dirigente aquí y en las Grandes Ligas, o incursionar exitosamente en la política como alcalde o legislador, sin que se note todavía su color favorito.

Este involucramiento con su tierra le convierte en un ser especial, en alguien que puede aportar mucho en otras actividades que no sean puramente deportivas.

Su ejemplo, pues, abona a que luminarias como Francisco Lindor, Javier Baez y Carlos Correa, entre otros, lo emulen, pese a que ya lo están haciendo no tan superlativamente como él.

Otro deportista que saboreó las mieles del éxito y acumuló una fortuna económica: Miguel Cotto, empezó a caminar por dichos senderos, al igual que José Juan Barea y Carlos Arroyo.

En fin, colaborar y compartir con el prójimo es pasearse por el altruismo constructivo y rechazar el egoísmo destructivo.




Otras columnas de Chu García

lunes, 6 de julio de 2020

Toño Feliciano: 98 años de felicidad

Toño Feliciano supo auparse a través del deporte, practicando pista y campo, como corredor de 400 y 800 metros, más béisbol y sóftbol mientras era becario en la UPR, escribe Chu García