Raymond Pérez

Tinta Boricua

Por Raymond Pérez
💬 0

Betts irá al infinito y más allá

Corría el año 1975 y para los jóvenes ‘fiebrús’ del béisbol de las Grandes Ligas en nuestra escuela superior, era entremés analítico hablar de Fred Lynn y Jim Rice, antes de entrar a la primera hora de clase.

Ambos de Boston, aunque debutaron en el 1974, jugaron como regulares desde 1975, Lynn en el jardín central, y Rice, en el jardín izquierdo y como bateador designado.

En 1975, Boston barrió el Este de la Liga Americana con marca de 95-65, pero cayó en la Serie Mundial. Lynn y Rice jugaron juntos siete temporadas.

Lynn, de 23 años, jugó en 1975 145 partidos, tuvo 528 turnos al bate, 175 hits, anotó 103 carreras, empujó 105, pegó 21 jonrones, con 47 dobles y promedió .331.

Rice de 22 años, participó en 144 juegos, con 564 turnos, con 174 hits, anotó 92 carreras, empujó 101, bateó 22 jonrones, con 29 dobles y su promedio fue de .309.

Lynn jugo con Boston, desde el 1974 hasta el 1980. Sus números reflejan 3,062 turnos al bate con 944 hits, promedio de .308. Conectó 124 jonrones e impulsó 521 carreras.

Rice, que jugó toda su carrera de 16 temporadas con Boston, tuvo entre el 1974 y 1980, 3,656 turnos al bate, pegó 1,124 hits, con 669 impulsadas, 196 jonrones y promedió .307. Esas fueron las estadísticas de ambos en esos siete años juntos.

Traigo ese desempeño de Lynn y Rice, porque en este 2018, Boston tiene un binomio que está matando la Liga Americana y al cierre de esta edición marca el puntero (37-17), con ventaja de un juego sobre los Yankees.

Los números del jardinero derecho Mookie Betts y del jardinero izquierdo y designado, J.D. Martínez, son de impacto.

Betts, de 25 años, en cinco temporadas con Boston, presenta números globales de .297, con 675 hits en 2,270 turnos, con 95 jonrones y 347 impulsadas. En el 2018, al cierre de esta edición, promedia .359, (66 hits en 184 turnos), con 17 jonrones y 37 impulsadas.

En este 2018, Betts aparece como líder de bateo con .359, colíder en jonrones con 17, entre los primeros 10 en empujadas, líder en anotadas con 52, en slugging con .750, en OPS con 1.187 y colíder en dobles con 19.

Mientras, Martínez, de 30 años, y en su primera temporada con Boston, batea .320 (63 hits en 197 turnos), con 17 jonrones y 44 empujadas.

En el caso de Betts y Lynn, si comparamos sus primeros cuatro años con Boston, esto es lo que reflejan.

Lynn, (1974-1977), bateó 481 hits, con 51 jonrones y 256 empujadas. Betts (2014-2017), conectó 609 hits, con 78 jonrones y 310 empujadas.

Como dije…jugar con las estadísticas de los peloteros es maravilloso y ponen la mente a correr en grande. Y en efecto, Betts apunta a que irá ‘al infinito y más allá’.

Otras columnas de Raymond Pérez

martes, 18 de septiembre de 2018

Los lanzadores ambidextros son una rareza en el béisbol

Quienes hayan leído el libro El camino a casa…mi vida con los Yankees, del exreceptor de Nueva York, Jorge Posada hijo, saben por las duras situaciones que pasó en su adolescencia en su meta por convertirse en un jugador de Grandes Ligas, bajo ‘el látigo implacable’ de su padre.

martes, 14 de agosto de 2018

Los nerds están matando el béisbol

Juan “Igor” González fue claro al definirse como dirigente de Puerto Rico en el béisbol de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, Colombia: “(Soy) un dirigente que trabaja con las cosas pequeñas del béisbol, esas que a veces ya ni se usan. Si tengo que tocar para adelantar un corredor, lo haré, un bateo y corrido, que si robar una base, traer un zurdo contra un zurdo, etcétera… Así es que yo juego esto, combinado, claro está, con la pelota moderna. Pero, lo importante es hacer carreras como sea. Así dirijo”.

💬Ver 0 comentarios