Danny Rivera

Tribuna Invitada

Por Danny Rivera
💬 0

¡Borinquen vive!

¿Cómo recobrar la fe en la clase política del país, si las intrigas del poder político buscan ocultarse e ignorar todo el mal que han infringido a su pueblo peleándose entre todos para gobernar en la colonia? Sale de sus ambiciones y emociones desmedidas un humor de mentira y falso teatro político que a medida que transcurre la historia se desenmascaran frente al pueblo.

Estas escenas se presentan en nuestra historia repetidamente. Nos hemos mantenido confiándole nuestros sueños de felicidad ciudadana a los mediocres de siempre, lo cual es posible que de continuar así estemos perpetuando un minúsculo grupo de líderes sirviéndose de la política y de lo poco que nos queda. Nos dejarán una sociedad sin rumbo y esclava de nuestras desventuras coloniales. El bochinche político tiene más “rating” en los medios que la búsqueda de soluciones a los problemas monumentales que nos aquejan.

Desde que el ser humano se transformó con todo su equipaje de ideales y quimeras en una mercancía, desapareció de su camino la verdad del otro: las fuerzas del mal político, la ambición, el dinero y el delirio de tener fama para vanagloriarse a sí mismo y ante sus conquistados.

Recobrar la fe en las instituciones creadas por la política, en un tiempo de cambios de épocas, no es fácil. Nos acechan y nos vigilan como al ratón de laboratorio, y es más peligroso todavía cuando los vigilados rompen las reglas y se escapan para formar una comunidad de brillantes ciudadanos libres; se asustan los guardianes del Estado y salen a busca  la presa que tuvo la inteligencia y la osadía de fugarse y salir a la calle, ese espacio en donde la vida posee tesoros que pertenecen a todos, pero que están confiscados por los que trazan la agenda política de unos pocos.

Tal vez debamos adiestrarnos mejor en descubrir las mentiras y traqueteos que se ocultan en el rostro y la mente del que pide el voto con una sonrisa y cara bonita. Ante esos deberíamos ser más suspicaces, escudriñar sus ojos, sus ademanes, su lenguaje o su linaje.

La mentira nos ha acompañado a todos desde que el mundo es mundo, esa pedagogía de la falsedad es del conocimiento que estos políticos-buitres usan: es el mismo lenguaje. Escúchalos atentamente cuando se lanzan a pedir una oportunidad.

Le toca a cada cual usar sus habilidades para no permitir que nos cojan de tontos. Aprendamos a descubrir el engaño del que te mira y te pide confianza o te asegura que si lo apoyas con tu voto terminarán con la corrupción y los corruptos… No te das cuenta de que todos dicen lo mismo cuando se te acercan a pedir el voto solo con la intención de lograr el sueño de su ego: gobernar la colonia, esa misma que nos está mostrando en esta coyuntura histórica de nuestra Isla que los ciudadanos que estaban dormidos y sordos parece que han comenzado a despertar.

¡Agúzate boricua! Lee, pero no te creas todo lo que lees. Deja que tu intuición se manifieste, sigue combatiendo con tu arma de paz, de creación artística, de lealtad a los principios de justicia, de hermandad. No traiciones por migajas tu identidad ni tu patria. Libérate de los ataques del miedo. Ya comenzaron a sacar los cucos para que te intimiden, en tu casa o en el trabajo y por todos los medios de los llamados “fake news”.

Sigue adelante y recobra tu dignidad, no la abandones. Ya están aquí los tiempos de la definición. Resistiremos, porque si no lo hacemos, desaparecemos y convertirnos en un guiñapo de boricuas viviendo en Jungle Lelolai.

¡Borinque vive!

Otras columnas de Danny Rivera

lunes, 15 de julio de 2019

Mi patria, Puerto Rico

Danny Rivera expresa su sentir como ciudadano ante la crisis que Puerto Rico sufre

💬Ver 0 comentarios