Andrés Candelario

Tribuna Invitada

Por Andrés Candelario
💬 0

¿Cambios con elecciones en Cuba?

Después de casi 60 años de la existencia en Cuba de una estructura de gobierno de carácter dictatorial, en la que los hermanos Castro han permanecido ininterrumpidamente en las posiciones máximas del poder militar y político, se anuncia un “cambio profundo”, para las elecciones en febrero de 2018.

Como ya había anunciado Raúl Castro, la próxima Asamblea General del Poder Popular que será elegida en las mencionadas elecciones generales del año próximo, deberá elegir a un nuevo presidente. También dijo en aquel momento que se proponía limitar a un máximo de dos períodos de cinco años cada uno, el desempeño de los principales cargos del Estado y del Gobierno y establecer edades máximas para ocupar esas posiciones.

También dijo, ante el Parlamento, que el país había alcanzado “una trascendencia histórica, porque representa un paso definitivo en la configuración de la dirección futura del país, mediante la transferencia paulatina (…) a las nuevas generaciones de los principales cargos. Este será mi último mandato”. Así declaró el que seguirá siendo el jefe supremo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y el Primer secretario del Partido Comunista de Cuba, que el Artículo 5 de la actual Constitución define como: “la vanguardia organizada de la nación cubana, fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado” …

Veamos. El sistema electoral cubano, según un informe de la Comisión Internacional de Derechos Humanos (CIDH), no cuenta con autonomía administrativa, financiera u organizativa, ni con una jurisdicción en materia electoral. No se considera un poder electoral como el que existe en otros países de América Latina, regidos por los principios de autonomía, independencia, transparencia, equidad, paridad de género y probidad, principios con los cuales se busca garantizar mayores grados de representación de la diversidad social y política. Se eligen estructuras estatales, mientras la estructura de dirección del Partido Comunista Cubano, que dirige al Estado, no se somete a sufragio popular.

Los cambios sometidos al sistema electoral cubano durante la supuesta reforma democrática de 1992, demuestra a las claras que las mismas se dirigieron, más bien hacia un reforzamiento de la naturaleza autocrática del Estado Cubano. Esto se demuestra dramáticamente en el poder que tienen las llamadas Comisiones de Candidaturas, conformadas por los dirigentes de las principales organizaciones de masas -la Central de Trabajadores de Cuba(CTC), los Comités de Defensa de la Revolución(CDR), la Federación de Mujeres Cubanas, la Federación de Estudiantes Universitarios, entre otras-, sobre las cuales el Partido Comunista tiene control absoluto. Además, estas Comisiones de Candidaturas tienen la potestad de incluir en dichas candidaturas al 50% de los candidatos, aunque no hayan sido electos por el pueblo.

La Constitución consagra expresamente que hay un régimen de partido único, dirigido por el Partido Comunista. Las estructuras del llamado poder popular, organizan su control vertical y garantizan la transmisión de las directivas de la cúpula dirigente hasta la base, sin permitir una verdadera discusión, en la que puedan expresarse y organizarse tendencias distintas a la oficial.

¿Se retira realmente Raúl Castro de la dirección futura del país? ¿Alguien puede ser tan ingenuo como para creer que Castro, por dejar la presidencia del Estado cubano abandona las zonas de mayor poder, en esa desdichada isla caribeña? Está claro para el pueblo cubano que las Fuerzas Armadas y el Partido Comunista son y seguirán siendo los centros principales de poder militar y político del país, y que los soltará únicamente el día en que se muera y no antes.

Otras columnas de Andrés Candelario

💬Ver 0 comentarios