Daisy Calcaño López

Punto de Vista

Por Daisy Calcaño López
💬 0

Cambios polémicos en el derecho de familia

Luego de un atropellado proceso en las cámaras legislativas a Puerto Rico se le ha impuesto un nuevo Código Civil que afectará severamente la administración de la justicia y que trae cambios significativos en el derecho de familia.

Algunos de sus aspectos más controversiales surgen en el Artículo 107 sobre actos jurídicos sin el consentimiento de los padres en casos de jóvenes entre los 18 y 21 años con patria potestad. Sin embargo, el nuevo código no es específico al respecto ya que no establece quién tiene el peso de la prueba para demostrar el grado de madurez, discernimiento, educación u otros aspectos vinculados a la conducta de esos menores.

Sobre el tema del desalojo de la residencia conyugal el Artículo 449 también es impreciso porque no distingue si el inmueble es privativo o no. Tal y como está redactado el nuevo código afecta los derechos propietarios del titular y el debido proceso de ley. Tampoco incluye si las partes están casadas bajo el régimen de separación de bienes.

Por otro lado, previo a su aprobación, el proyecto incluía el Artículo 502, referente al derecho de hogar seguro sobre el inmueble privado. La disposición fue eliminada y la omisión incide con la decisión del Tribunal Supremo de Puerto Rico en Candelario Vargas v. Muñiz Díaz, que favorece el hogar seguro cuando el inmueble es privativo. Además, en el nuevo Código Civil ninguno de los artículos del 477 al 483, con relación al derecho de hogar seguro, incluye la obligación del que reclama el derecho a cuidar el inmueble como “buen padre de familia”. Asimismo, tampoco incorpora disposiciones sobre custodia compartida con relación con ese derecho.

El Artículo 655, sobre gastos de estudios de hijos mayores de 21 años, deja la puerta abierta para que el término de esta obligación quede a discreción del tribunal. La disposición limita el derecho a recibir alimentos de los hijos que advienen a la mayoría de edad y están cursando estudios universitarios o vocacionales a que tienen que hacerlo de manera ininterrumpida. Ello implica que no pueden suspender sus estudios, aun cuando existan diversas causas que lo justifiquen.

La maternidad subrogada, mencionada en los artículos 76, 567 y 570, no está regulada. Por ello, es imperativo que se introduzca un artículo con las disposiciones y regulaciones para esta práctica.

Los aspectos mencionados son solo algunas de las dificultades que presenta el Código Civil convertido en ley este lunes. Mientras, los desaciertos de este nuevo conjunto de leyes promoverán nuevas controversias legales en la práctica del derecho de familia.









💬Ver 0 comentarios