Iván Méndez

Punto de Vista

Por Iván Méndez
💬 0

COVID-19: por ahí viene la ola

Cuando era pequeño, mi familia alquilaba una casa en la playa de Vega Baja donde pasábamos todo el mes de julio. En la punta de la playa hay una gran roca donde los más atrevidos subíamos para mirar el mar abierto y desafiar las olas que rompían ferozmente. Mientras más bajábamos las olas mojaban nuestros cuerpos. Los pescadores del lugar nos advertían: “cuidado, que la ola no avisa y cuando menos lo esperen se los lleva mar adentro”. Pasamos par de sustos, pero gracias a Dios, no trascendió de eso. 

Algo similar está en nuestro horizonte y no veo la profundidad de recursos disponibles para atender el reto. El comité de médicos que asesora a la rama ejecutiva ante el rápido avance del COVID-19 en la isla, aunque respetable, me parece que, por su naturaleza, no tiene la agilidad para atacar proactivamente al enemigo. 

El problema de combatir el virus en la isla, aunque tiene en su raíz un tema salubrista, es uno gerencial, gobernadora. Hoy no estamos gestionando las pruebas necesarias, los respiradores, la capacidad hospitalaria, ni los equipos de protección personal. 

El fiasco de la compra de las pruebas de laboratorio y la orden de compra de respiradores denunciado por la saliente Secretaria de Salud es solo una muestra del descalabro gerencial en el gobierno. Sostengo que como el problema es global y Estados Unidos tiene nuestros mismos retos, tenemos que buscar soluciones creativas y utilizar recursos locales para estar al frente de la ola, antes que la ola nos rompa encima. 

¿Por qué no aprendemos de los errores del pasado? ¿Cómo es posible que al sol de hoy no tengamos en acción un modelo estadístico que pueda predecir los futuros contagios, hospitalizaciones, y potenciales muertes? A base de esta proyección podemos entonces determinar cuántos respiradores y equipos de protección necesitamos. 

El distanciamiento social está muy bien encaminado, pero no es suficiente. Cuando escribo estas líneas, no encuentro información sobre cuántos infectados hay por pueblo, ya que solo informan números por regiones. Si ese es el criterio, pues tenemos que atacar el contagio y tratamiento por regiones. 

De manera sencilla y básica recomiendo que cada región médica del país identifique sus contagiados, los proveedores médicos, laboratorios y hospitales por región y analice si los recursos disponibles son suficientes para la proyección futura de contagios. 

Por ejemplo, no debemos tener gente de mi pueblo de Dorado buscando médicos y laboratorios en San Juan o Bayamón. Tenemos recursos más cercanos disponibles en Manatí, a donde podrían dirigirse los ciudadanos. 

Este tipo de ejercicio tiene que hacerse para informar al ciudadano qué hacer tan pronto presente síntomas. Segundo, el gobierno debe hacer un inventario de empresas de manufactura para determinar si algunas pueden fabricar respiradores o equipo de protección personal. Tercero, urge crear un equipo de procuraduría para gestionar equipos médicos necesarios. 

Estamos compitiendo con 50 estados, territorios y países que necesitan lo mismo y lo que he visto es lamentable. Contratos sin transparencia, un sal pa fuera que no se sabe ni la hora que es. Insisto, el asunto tiene un componente gerencial que este gobierno no tiene el recurso humano para atender. Con el mayor respeto, considero que entre todos los funcionarios que veo y escucho en las conferencias de prensa no hay la experiencia para manejar una crisis como la que enfrentamos.

Gobernadora, reclute líderes que tengan esa experiencia antes que la ola nos rompa encima. Me atrevo a mencionar a solo un par de barbas blancas: Richard Carrión y Manolo Cidre. Ambos están retirados, pero han estado al frente de empresas, conviven con nosotros y conocen los recursos que hay disponibles en el país para ayudar. Su capacidad e integridad personal es incuestionable y en momentos como este estoy seguro dan un paso adelante. No nos queda mucho tiempo, la ola se está formando en el horizonte y como decían los pescadores de Vega Baja cuidado que no te rompa encima.

En cada región médica es necesario identificar los contagiados, los proveedores médicos, laboratorios y hospitales y determinar si los recursos disponibles son suficientes para combatir la pandemia, expone Iván Méndez


Otras columnas de Iván Méndez

sábado, 16 de mayo de 2020

Economía en tiempos de COVID-19

Cualquier incentivo debe dársele al ciudadano y que sea este quien tome la decisión de cómo utilizarlo. Dicho esto, hay que salvar ciertas industrias, dice Iván Méndez

💬Ver 0 comentarios