Silverio Pérez

Punto de vista

Por Silverio Pérez
💬 0

Covidianidades

De pronto, lo cotidiano, eso que hacemos a diario, lo habitual, lo frecuente, ya no lo es. Hoy cumplo sesenta días desde que mi cotidianidad se convirtió covidianidad. La vida del planeta la trastocó un virus. En Puerto Rico, esa nueva covidianidad resalta la incapacidad, liviandad, superficialidad y, por qué no, la maldad con la que se maneja la cosa pública.

A principios del siglo pasado, el psicólogo humanista Abraham Maslow desarrolló una teoría sobre lo que motiva al ser humano —lo que ha sido objeto de mi trabajo diario desde hace tres décadas—, y concluyó que hay unas necesidades básicas que se tienen que satisfacer antes de que podamos pensar en la autorrealización, asuntos metafísicos o espirituales. Lo que aplica al ser humano también aplica al colectivo. La respuesta a la pandemia del COVID-19 es lo que nos lleva a una crisis. Como tantas veces digo, no es lo que nos pasa sino cómo reaccionamos a eso que nos pasa.

La necesidad básica, según Maslow, es la alimentación. Las organizaciones no gubernamentales, como el Banco de Alimentos de Puerto Rico, se han lanzado a paliar esa necesidad de miles y miles de puertorriqueños ante la inacción del gobierno. Corrijo, el gobierno sí tomó acción: intentó retrasar la apertura de los comedores escolares y arrestó a un activista de los comedores sociales que alimentan estudiantes universitarios de escasos recursos.

Otra necesidad básica es la salud. Para manejar ese importante renglón el gobierno tiene un Departamento de Salud. Del desmadre en esa agencia no hay mucho que abundar: tres cabezas administrativas diferentes en medio de la crisis, una epidemióloga del estado destituida, incapacidad de hacer el número mínimo de pruebas requeridas, ausencia de rastreo de los contagios positivos y el despilfarro de millones de dólares en compras fatulas.

La necesidad de seguridad destaca entre esas primeras necesidades básicas de la Pirámide de Maslow. La seguridad económica es esencial y, por lo tanto, el empleo es la base de esa seguridad. Y vuelve a ocurrir que el departamento a cargo de este importante renglón ha hecho crisis. No hay razonamiento alguno que pueda explicar el por qué la secretaria del Trabajo y Recursos Humanos no ha sido despedida cuando la agencia que dirige no ha logrado atender de forma mínima los reclamos de los miles de desempleados del país.

La necesidad de vivienda está íntimamente ligada a la seguridad económica. Informes periodísticos recientes apuntan a que el número de quiebras, ejecuciones de hipotecas y desahucios ascenderá a números históricos. Curiosamente la sección de Negocios de este diario reporta ganancias en la Banca en medio de este trimestre convulso. Ese simple dato nos lleva a darle una mirada más amplia al problema que tenemos sobre la mesa. La sociedad tiene la responsabilidad de buscar un balance que garantice el trato justo a los seres humanos que la componen. Paraello, elige sistemas de gobiernos y políticosque administren. La desigualdad es el producto de la irresponsabilidad de los gobiernos y de los sistemas políticos en impartir justicia.

Una gráfica que aparece en la edición del pasado viernes de este periódico nos dice que los más golpeados en Estados Unidos por la crisis del virus son los latinos, las mujeres y los que ganan menos de $50,000 al año. Y precisamente, en Estados Unidos tenemos un retrato de la ineficacia de los políticos en atender esas necesidades básicas humanas. La nación más poderosa del planeta, en términos militares y económicos, solo tiene el 5.45% de la población mundial, sin embargo, tiene el 33% de todos los contagiados del mundo y el 28% de las fatalidades. Los números no mienten, y a la vez desmienten los mitos en los que creemos.

La necesidad, no de los que sufren la desigualdad y el embate de la crisis del coronavirus, sino del mercado, parece dirigir las decisiones respecto a la reapertura de la actividad económica. Yo seguiré quedándome en casa, observando el mundo desde mi covidianidad.

Otras columnas de Silverio Pérez

martes, 26 de mayo de 2020

Ese 2 de agosto de victoria cívica

Silverio Pérez propone que se declare el 2 de agosto Día de la Acción Cívica para celebrar el triunfo cívico y las lecciones del verano del 19

lunes, 18 de mayo de 2020

El Nuevo Día 50 años: décimas de oro

Fue El Nuevo Día referencia obligada en mi quehacer, en mi urgencia de aprender y en mi toma de consciencia, escribe Silverio Pérez

lunes, 27 de abril de 2020

Peor que el COVID-19

Silverio Pérez declara que peor que el COVID-19 es la incapacidad administrativa y la politiquería que privilegia a los amigos y empresarios afines al partido en el momento de repartir contratos para atender la emergencia

martes, 21 de abril de 2020

Esos marzos azules

Si el PNP gana la gobernación en noviembre, aconsejo a quien gane, que se salte el mes de marzo de 2021; o que haga las cosas bien, escribe Silverio Pérez

💬Ver 0 comentarios