Félix Jiménez

Buscapié

Por Félix Jiménez
💬 0

Dulce coco tras la tempestad

Mis ojos no brillan frente a un helado de coco. No es tan fácil. Pero si brillan y se iluminan frente al nene de la esquina, el de la casa amarilla, que grita "Mami, el señor del helado" y viene corriendo, saltando, a encontrarlo. Es la primera vez que el carrito del mantecado corre por estas calles después de María, como lo hacia siempre, y el nene baila - no con garbo, pero con verbo - y lleva su helado hasta la madre. Parece un día cualquiera, y no lo es, pero lo seguirá siendo. El niño la abraza y canta aquella vieja canción que cantaría su madre cuando más joven: "Untarse la cara color esperanza..."

Mis ojos no brillan frente a los pesos y las gradaciones de todas esas voces que pretenden informarnos de lo que ya sabemos. Hay poca gente con agua, menos con luz, el esfuerzo para conseguie ese 30 por ciento electrificado no acaba y no cesa y no sabemos por dónde va.

Cada una de esas voces - que ya no son cuerpos porque no se pueden ver, sino presencias que asaltan desde un radio- suenan cada día más cansadas porque cansadas están. Como nosotros. Como las particulas de esperanza que el niño en su pequeño baile contagia y que por un breve momento nos llegan. Y nos llenan. 

Los ojos no brillan automáticamente cada vez que el portavoz del gobierno anuncia que en las últimas 24 horas han logrado electrificar 1 por ciento más que lo que se anunció ayer.

Los ojos no brillan automáticamente cada vez que se asoma un camión para recoger escombros.

No brillan como antes.

Hay algunos, algunos silencios, sin embargo, que lo pueden llenar todo y amenazar con darnos la luz real hasta que llegue la que esperamos. Hay algunos silencios que desbordan sus pausas y sus alegrías y que se esperan como si no hubiera tantas otras cosas que esperar. Hay silencios que sonrien.

Hay un niño que acaba de abrazar a su madre porque sí, porque está feliz, porque su helado de coco llego. La madre no llora, pero casi.

Esa es la única verdad del día. De hoy y de mañana.

Otras columnas de Félix Jiménez

sábado, 6 de octubre de 2018

Todo o nada

El escritor Félix Jiménez reflexiona sobre la encrucijada puertorriqueña sin ignorar otras crisis actuales en Venezuela, España o Gran Bretaña

sábado, 22 de septiembre de 2018

Olvidos

El escritor Félix Jiménez argumenta sobre los olvidos y nuestro diario vivir

viernes, 7 de septiembre de 2018

Tonos sepia

Félix Jiménez argumenta sobre los recuerdos que evocan las viejas fotos y la nostalgia que hace vibrar los tonos del corazón

sábado, 25 de agosto de 2018

Flotando

Félix Jiménez reflexiona sobre la mentira y la verdad y lo que puede ocurrir cuando las palabras solo signifiquen lo que otro quiera, sea presidente, senador u otros.

💬Ver 0 comentarios