Raúl Figueroa Rodríguez

Punto de vista

Por Raúl Figueroa Rodríguez
💬 0

El Censo y la crisis demográfica en el suroeste

Lo que está ocurriendo en el suroeste, una de las zonas más pobres de Puerto Rico, es una tragedia. Una persona perdió su vida, otros cientos perdieron sus hogares y miles permanecen refugiados sin poder dormir por los constantes sismos que continúan afectando la zona. Además, la pobre respuesta del gobierno solamente agravó la situación. Ante este panorama, para muchos la única opción viable es emigrar y nadie los puede juzgar. Algunos perdieron su hogar, su trabajo, su iglesia y la escuela de sus hijos el mismo día.

Se estima en miles los que se han visto forzados a emigrar a otras áreas de Puerto Rico y los Estados Unidos. De esta forma, en un abrir y cerrar de ojos, una de las zonas más pobres de Puerto Rico también tiene una crisis demográfica sin precedentes. Un tipo de crisis cuyos efectos se seguirán sintiendo aun cuando deje de temblar y los trabajos de recuperación terminen. 

Ningún momento es bueno para que ocurra un desastre natural. Sin embargo, los sismos de principios de 2020 ocurren a meses de que comience uno de los Censos de Población y Vivienda más importantes de la historia de Puerto Rico. Este es el Censo que se supone nos confirme cuánta gente se ha ido de Puerto Rico y cuántos quedamos.  Este el Censo que ayudará a determinar la distribución de los recursos en las próximas décadas.

Los municipios más afectados por los sismos también recibirán un impacto fuerte en el Censo. Debido a la emigración, la pérdida de población que se verá reflejada en los datos de estos municipios será significativa y esto afectará los recursos económicos que reciban en los próximos años.  

En la zona más afectada por los terremotos será fundamental que se cuente a todo el mundo. La Oficina del Censo de los Estados Unidos, el gobierno estatal y los gobiernos municipales tienen que trabajar en conjunto para que esto ocurra. Ya sea en sus hogares o en refugios, tenemos que asegurarnos que cada persona sea contada en el municipio que le corresponde.

Un subconteo de la población es un desastre que se puede evitar. Es un reto tener que cambiar los planes de trabajo establecidos para el Censo 2020 en Puerto Rico a última hora, pero las circunstancias lo ameritan.  Es momento de redoblar esfuerzos y asegurar el éxito del Censo en todo Puerto Rico, pero en especial en las zonas más afectadas por los sismos. Muchos han emigrado, pero todavía queda mucha gente cuyo futuro depende del éxito de este Censo

Otras columnas de Raúl Figueroa Rodríguez

💬Ver 0 comentarios