Irene Garzón Fernández

DE PRIMERA MANO

Por Irene Garzón Fernández
💬 0

El cuento del Senado y el lobo feroz

En el debate en torno a la Asociación de Empleados del Estado Libre Asociado (Aeela), habría que preguntarse si el Senado será realmente el lobo feroz del cuento.

El lunes, y contrario a los pronósticos, la mayoría penepé en el Senado despachó, vía descargue, el proyecto de la Cámara que pretendía apropiarse de Aeela y sus casi $2,900 millones en activos y ahorros de sus socios, que son los empleados  y jubilados del gobierno.

Se puede especular sobre las razones que tuvo el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, para liquidar así, de un hachazo, una legislación que haría algo que seguramente a él le hubiera encantado hacer... en otro momento.

¿Qué tiene de particular este momento? En primer lugar, que la carrera electoral de 2020 ya comenzó desde que el gobernador Ricardo Rosselló Nevares anunció -a destiempo- su intención de buscar la reelección.

La segunda razón para no devorarse tan descaradamente a Aeela está vinculada a la primera: echarse en contra a miles y miles de empleados públicos y de jubilados -ya disgustados por el tema de sus pensiones- es jugarse la reelección. Y Rivera Schatz no es de los que se juegan su futuro político así porque sí.

Que se juegue su escaño Lourdes Ramos, la representante penepé que es autora de la medida aprobada en 2017 por la Cámara, habrá pensado Rivera Schatz.

Si los afectados por el proyecto de Ramos tienen buena memoria, la legisladora debería tener su reelección cuesta arriba, aunque la medida no se haya convertido en ley... por ahora.

Pero hay una razón adicional, mucho más torcida, para no cargarse a Aeela aprobando el proyecto cameral y es la elección del nuevo cuerpo directivo de la entidad en una votación de todos los socios fijada para el 30 de este mes.

Lo que se dice es que el Partido Nuevo Progresista confía en que una directiva planchada sea elegida para desplazar a los actuales directores y, por ende, al director ejecutivo, que sería sustituido por otro escogido a gusto del gobierno actual.

Verán los empleados y jubilados si votan para salvar a Aeela del despojo de sus activos y ahorros, o para echarse la soga al cuello.

Lo que hay que saber es que hay un lobo feroz velando a las ovejas.

Otras columnas de Irene Garzón Fernández

miércoles, 12 de junio de 2019

Invertir en Puerto Rico

La periodista Irene Garzón expone que urge convencer a los inversionistas de que Puerto Rico les ofrece trabajadores dedicados, diestros y dispuestos a aprender, ansiosos por laborar con buenas condiciones para no tener que irse del país

martes, 4 de junio de 2019

Vientos huracanados y corrupción en el Senado

Irene Garzón Fernández dice que el caso de la Oficina de Asuntos Intergubernamentales del Senado es el primer ventarrón del huracán de indignación al que el pueblo tiene que darle la bienvenida sin temor alguno

💬Ver 0 comentarios