Paul E. González Mangual

Tribuna Invitada

Por Paul E. González Mangual
💬 0

El fin de los trucos políticos

El verano del 2019 siempre será recordado por permitirnos desenmascarar la verdadera cara de la política de nuestro país. Por años, ha sido de conocimiento general que los políticos juegan con nuestras aportaciones financieras y nos despojan discretamente del sudor de nuestro trabajo.

Este mismo comportamiento es muy común y ocurre en la gran mayoría de los países del mundo. Da igual si eres un estado, colonia o una república independiente. El panorama político no cambia, solo sus estrategias y personajes. Sin embargo, este verano nos regaló casi mil páginas donde finalmente pudimos leer como los políticos y funcionarios gubernamentales de alto nivel vacilan con los cimientos de nuestro país. Gracias a esas páginas todo pasó de ser una sospecha a una realidad. Como consecuencia, nos levantamos como pueblo y cambiamos el rumbo del país.

Pero a los demás políticos no les importó el cambio radical y la voz de lucha de todo un pueblo. Como, acto seguido, han continuado con las viejas estrategias del ayer. La nueva lucha por la silla del gobernador no es nada más y nada menos que una riña partidista por la papeleta del 2020. Es muy claro que el presidente del Senado y la comisionada residente tienen aspiraciones a la gobernación del país, sin olvidar los líderes del PPD. Todos saben que la coyuntura historia actual es la excusa ideal para adelantar el poder desde ahora, establecerse como la autoridad dentro de su partido, nombrar ya sus principales allegados, evita primarias y pavimentar un camino más fácil de cara a noviembre del 2020.

Mientras, el pueblo continúa al borde del colapso emocional. La ansiedad se siente en cada conversación en la calle y la inestabilidad económica ha llegado a niveles preocupantes. Todo esto a cambio del “tira y jala” entre partidos políticos y sus negociaciones por debajo de la mesa.

Es absurdo que, a estas alturas, funcionarios electos siguan pensando en candidaturas y en intereses particulares. Lo que deberían hacer es responder al llamado del pueblo, tomar decisiones contundentes y sin miedo, liderar el barco para el beneficio del pueblo.

No obstante, hay que agradecerlos porque nos han mostrado el rostro oculto de la política, un rostro de cobardía, egocentrismo, falta de liderazgo y, sobre todo, de falta de moral y respeto a los ciudadanos que los eligieron. Con eso en mente, debemos preguntarnos, ¿a quién tratan de engañar? ¿Acaso no se han dado cuenta que el pueblo despertó? 

Es tan fácil escuchar al pueblo, argumentar las mejores alternativas, tomar posturas firmes y votar a favor de una mejorar calidad de vida para las masas y no para unos pocos. Por eso, el colapso súbito de los partidos tradicionales está escrito en piedra. Este cambio el pueblo lo continuará arrastrando hasta las urnas en el 2020. 

Esos tiempos de trucos políticos se acabaron.

Otras columnas de Paul E. González Mangual

💬Ver 0 comentarios