Raúl A. Pérez Rivera

Tribuna Invitada

Por Raúl A. Pérez Rivera
💬 0

El galeón y su gran tesoro

El gobierno de Colombia anunció hace unos días que ha sido descubierto el galeón español San José, que se hundió 1708. Al momento hundirse, el navío llevaba un cargamento de oro, plata y esmeraldas, valorado hoy en $17,000 millones. De acuerdo al récord histórico, cuatro barcos de guerra británicos interceptaron al San José y en el intercambio de metralla, aparentemente, le dieron al almacén de pólvora del navío español, el cual explotó y se hundió en pocos minutos con su valiosa carga. En la actualidad se encuentra a unos 2,000 pies de profundidad.

El San José fue encontrado por expertos del Instituto Oceanográfico Woods Hole (Massachusetts) con la ayuda de un vehículo dirigido (REMUS 6000) que fue utilizado para encontrar el avión de Air France que se estrelló en las costas de Brasil en el 2009.

El gobierno de Colombia ha indicado que el tesoro le pertenece y que tiene intenciones de rescatar el mismo para exhibirlo en un museo.

Sin embargo, aquí comienza lo más interesante. La UNESCO le ha solicitado al gobierno colombiano que deje el tesoro en su lugar como patrimonio de la humanidad. Por otro lado, la compañía Sea Search Armada, está reclamando parte del tesoro, alegando que ellos fueron los primeros en localizarlo y Colombia le ha denegado los permisos de recobro indicando que el barco se encuentra en aguas colombianas.

Se espera que, por el valor del tesoro, España también lo reclame. Al momento de ser hundido el barco pertenecía a España y Colombia era una colonia española. Los españoles parecen tener las de ganar a juzgar por una reclamación previa. Una ley marítima internacional llamada la “doctrina de inmunidad soberana” estipula que los barcos implicados en acciones navales, si no tenían misión comercial, son propiedad del país que los comisionó. A tales efectos, luego de una larga batalla legal, le ha sido devuelto el tesoro encontrado en el Nuestra Señora de las Mercedes, que también fue hundido, por los ingleses en batalla. El navío fue encontrado en aguas internacionales, cerca de Gibraltar, por la compañía Odyssey Marine Exploration radicada en Florida. La compañía rescató el tesoro, restauró las monedas y luego del litigio la obligaron a pagar inclusive los gastos legales en que incurrió España durante el reclamo. ¡La cantidad de plata encontrada en el Mercedes era tan grande que se necesitaron dos aviones de la fuerza aérea española, para transportar más de medio millón de monedas con valor en el mercado actual de unos $500 millones!

Sin embargo, en esta ocasión el tema no va a ser tan fácil para España. Colombia mantiene en secreto donde exactamente se encuentra el galeón y se espera que haya negociaciones y acuerdos antes de que se proceda a levantar el tesoro. Por otro lado, algunos expertos alegan que habrá otros que reclamen indicando que parte del oro pertenecía a Holanda y a Inglaterra.

Este asunto se parece al que género, en 1985, el buscador de tesoros Mel Fisher, quien encontró dos galeones hundidos cerca de Vieques y un juez federal le otorgó la autoridad para sacar el supuesto tesoro. Se suscitó un zafarrancho, entre Puerto Rico y el gobierno federal, con respecto a los derechos de otorgar los permisos en aguas “territoriales” de Puerto Rico. Al igual que en los casos anteriores, los españoles también indicaron que tenían que contar con ellos. Al final, Fisher desistió de su idea y los galeones siguen en su lugar. Hace unos 10 años también se comentó que en las costas de Isabela hay un galeón inglés cuyo tesoro se estima entre $1,000 y $2,000 millones ¿Ante la crisis económica y la posibilidad de alianzas público-privadas, no sería una buena idea tratar de negociar el rescate de dichos tesoros?

Otras columnas de Raúl A. Pérez Rivera

lunes, 10 de septiembre de 2018

Del Garadiabolo a la Gárgola

Raúl A. Pérez Rivera explica trasfondo de relatos curiosos sobre “animales raros” bautizados como el Garadiablo en Fajardo y el Vámpiro de Moca, que cobraron popularidad en el pasado, al igual que ocurre al presente con la Gárgola de Barceloneta

💬Ver 0 comentarios