Carlos E. Díaz Olivo

Punto de vista

Por Carlos E. Díaz Olivo
💬 0

El PNP está vivito y coleando

Los resultados de La Encuesta de El Nuevo Día sobre la situación de las candidaturas en el Partido Nuevo Progresista (PNP), confirman la inminencia de la nominación de Pedro Pierluisi como candidato a la gobernación por esa colectividad. Los números arrojan una ventaja de Pierluisi sobre la comisionada residente, Jenniffer González, de diez puntos porcentuales (45-35%), con el Dr. Iván Gónzalez Cancel rezagado con un 6%. 

Estos números, de inmediato, explican la decisión de González de no aspirar a la gobernación y de quedarse en Washington a buscar la reelección como comisionada. La posibilidad de perder en una contienda primarista con Pierlusi era inmensa.  El riesgo era innecesario, pues González, por su juventud, puede esperar y buscar un momento más apropiado para ir por la gobernación.

Más preocupante resulta el hecho de que un 33% de los encuestados aprueba el desempeño de González en la capital federal, mientras un 30% lo desaprueba y otro 28% está indeciso. Según estos números, la figura política de Gónzalez no está tan fuerte como uno hubiera podido pensar. Esto significa, que el Partido Popular Democrático - con un buen candidato o candidata - podría dar una sorpresa el día de las elecciones. 

De otra parte, cuando se le pregunta a los encuestados que se identifican como afiliados del PNP cuál es líder principal de la colectividad, un 30% identifica a Pierluisi, otro 25% a Thomas Rivera Schatz, 18% a González y finalmente, 10% a la gobernadora Wanda Vázquez. Una vez más, Pierluisi domina el escenario.  Sin embargo, cuando se compara el agarre de Pierluisi con el que teñía Ricardo Rosselló como líder principal, antes de los eventos que obligaron su renuncia, este último tenía 37%. Esto significa que Pierlusi no tiene la fuerza política dentro del PNP que tenía Rosselló. 

Si bien es cierto que Rosselló era gobernador y Pierluisi en este momento, no es aún presidente del PNP, la realidad es que tiene que trabajar su imagen para proyectar mayor fuerza, tanto dentro como fuera del PNP.  La falta de vitalidad lo afectó en su contienda en el 2016 contra Rosselló y no puede permitir que vuelva ocurrirle lo mismo en la elección general del 2020, muy particularmente, cuando su compañera de papeleta no luce tan fuerte como debiera camino a la reelección. 

Sin embargo, los números de la encuesta que se han publicado hasta ahora, no son malos para el PNP.  Después de todo, lo acontecido en el verano y la salida de Rosselló en las peores circunstancias para un gobernante puertorriqueño en nuestra historia, era para que el PNP estuviera destruido y sin posibilidad alguna de triunfo. 

Curiosamente, este no es el caso. El PNP está vivito y coleando y puede muy bien ganar las elecciones próximas. El PNP con la estadidad, tiene lo que en el mundo del marketing o mercadeo se denomina la propuesta única de venta. La estadidad es tan fuerte en el subconsciente puertorriqueño, que aun en los peores momentos de su existencia, el PNP se abraza a la estadidad y sale de nuevo a flote, para mantenerse como opción viable en términos electorales.  

Pero, el PNP puede también perder las elecciones.  En ese sentido, aquí todo puede pasar.  Los pueblos, al igual que cada uno de nosotros en el plano personal, no importa las frustraciones, desengaños y decepciones, guardamos la esperanza de que en el futuro las cosas pueden y deben cambiar para lo mejor. Ahí está la clave de los comicios próximos, quién tendrá el talento, la inventiva y la capacidad de llevar a las y los puertorriqueños a volver a creer y a soñar. Quién pueda hacerlo, prevalecerá.

Otras columnas de Carlos E. Díaz Olivo

jueves, 26 de marzo de 2020

Transparencia: no más excusas con la ley HIPAA

La divulgación de esta información es crucial para enfrentar con racionalidad y efectividad la pandemia del COVID-19. El Departamento de Salud y los hospitales tienen que cobrar conciencia de este hecho, dice Carlos Díaz Olivo

martes, 24 de marzo de 2020

Wanda, se crece o se hunde

Carlos Díaz Olivo expresa que la gobernadora deberá responder al dilema de cómo mantener a un pueblo seguro y, a la vez, una economía activa

lunes, 23 de marzo de 2020

¿Y después del 30 de marzo, qué?

Cuando finalice marzo, la crisis no estará superada y la orden ejecutiva sobre distanciamiento social tendrá que prorrogarse, advierte Carlos Díaz Olivo

martes, 17 de marzo de 2020

COVID-19: el riesgo del aislamiento y la xenofobia

La ampliación de poderes del Estado y la suspensión de la libertad de movimiento puede ser aprovechada indebidamente por líderes inescrupulosos para consolidar y ampliar su poder, plantea Carlos Díaz Olivo

💬Ver 0 comentarios