Adrián González Costa

Punto de vista

Por Adrián González Costa
💬 0

El PNP y el PPD: mirándonos igual

El pasado 12 de octubre se celebró en una hospedería ubicada en Fajardo la convención del Partido Popular Democrático (PPD).

Como si hubiese sido a propósito, los populares escogieron el día que nació el colonialismo en el continente americano para reunirse en asamblea y deliberar sobre distintos asuntos, excepto sobre el tema de fondo de todos los problemas que enfrentamos las y los puertorriqueños de todas las ideologías: la colonia.

Haciendo honor al “Día de la Raza” y en el afán colonizador, la sede donde se reunieron para rezarle un último rosario al Estado Libre Asociado (ELA) fue “El Conquistador”.

No es cuestión de interpretación lo del último rosario al ELA. El propio presidente del PPD, Aníbal José Torres, aceptó que están en su “último turno al bate”. Esa frase tan reveladora demuestra una aceptación de la caducidad de los principios ideológicos en los que se cimentó el PPD desde el 1946, cuando se declararon abiertamente anti independencia. Hoy, 73 años después, admiten que su tiempo se acabó, que hay que explotar los últimos cartuchos, casi implorando que solamente un milagro los salva.

En Fajardo, entre letanía y letanía, llorando el muerto del ELA, el presidente de la Pava apuntó al Verano del 19 como una gran lección para el PPD, manifestando que se debía hacer un llamado a la participación ciudadana y a la transparencia. Esto es aun más revelador que la aceptación del último turno al bate. No deja de ser cierto el hecho de que el Verano del 19 fue un evento que transformó la forma de hacer política en Puerto Rico. Sin embargo, todo depende del cristal con que se mire. Las expresiones de Torres apuntan a que están mirando la lección que dio el pueblo desde el mismo cristal que el Partido Nuevo Progresista (PNP).

Por ende, surge la segunda admisión, en términos de hacer política, de administración y de cómo ven al pueblo, el Verano del 19 demostró que el PPD estuvo junto al PNP mirándonos desde el mismo lugar, trazando la misma ruta para el país: la quiebra económica y moral. Se trata de una admisión que está sustentada en una larga lista de evidencia que ya venía acumulándose para poder declarar, sin temor a equivocarse, que el PPD y el PNP eran y son la misma cosa.

Por nuestra parte en el Partido Independentista Puertorriqueño, recibimos otros mensajes del Verano del 19. No necesitamos estar con letanías de “ahora o nunca”, al contrario, el país vive un momento que debe interpretarse como “de ahora en adelante”.

El país ya perdió muchos miedos. Miedos que inculcaron rojos y azules, cuando eran a esos partidos a los que había que temerles. Este es un nuevo comienzo. Lo que era impensable hace unos meses, ahora es una realidad. Por años, las decisiones las tomaban otras y otros por nosotros. Ahora. el pueblo decidió y su voluntad fue respetada.

Así funciona también la independencia de los países. No hay un Congreso, una Junta de Control, no hay una jueza TaylorSwain, ni un Donald Trump tirando papel toalla. Estos son los que ahora toman las decisiones por nosotros. Con la independencia, decides tú. Así que, tú decides.


Otras columnas de Adrián González Costa

domingo, 22 de septiembre de 2019

Puerto Rico: 151 años en resistencia

Si existe el Verano del ‘19 es, en gran parte, porque existió el 23 de septiembre de 1868, cuando se produjo el Grito de Lares, argumenta Adrián González Costa

💬Ver 0 comentarios