José R. Nadal Power

Tribuna Invitada

Por José R. Nadal Power
💬 0

El “verdadero” Rosselló

Sería nefasto para Puerto Rico elegir a un gobernador que no tenga un compromiso firme con la creación de empleos y la iniciativa del sector privado de impulsar enmiendas a la Sección 245A del Código de Rentas Internas federal para que nuestra economía vuelva a crecer. Dar la espalda a dicha iniciativa equivaldría a repetir el peor error de política pública económica en la historia de Puerto Rico: la decisión de dejar de defender las 936 en el Congreso por parte de Pedro Rosselló.

El tibio apoyo de Ricardo Rosselló a la propuesta de la 245A le hace lucir peligrosamente cercano a su padre a la hora de decidir entre crear empleos en Puerto Rico o continuar con el incierto e improbable rumbo de convertir a la isla en un estado. Digo incierto y poco probable porque mientras Puerto Rico no cuente con una economía sólida, es virtualmente imposible una transición hacia la estadidad, especialmente que el Congreso nos admita como estado, aunque los puertorriqueños la solicitaran.

Convertir el mito estadista en la única respuesta a las dificultades económicas de Puerto Rico equivale a poner la carreta delante de los bueyes. Es además una respuesta simplista e irresponsable a las angustias de miles de puertorriqueños que desean un trabajo digno para echar hacia adelante.

Proponer la estadidad como solución única y hacer creer que es posible engaña al elector porque en tiempos de estrechez económica no es posible allegar al erario recaudos suficientes para costear una hipotética transición a la estadidad. El "Government Accontability Office" (GAO) expresó en su informe de marzo de 2014 que Puerto Rico tendría que destinar $5.7 mil millones anualmente en contribuciones al gobierno federal. Este dinero dejaría de llegar al Gobierno de Puerto Rico, al menos que el PNP pretenda duplicarles las contribuciones a los ciudadanos para mantener el gobierno funcionando. Algo sencillamente descabellado para el Puerto Rico de hoy y algo que Ricardo Rosselló nunca ha explicado.

A esto se suma que Rosselló propone separar recursos del gobierno para pagar íntegramente la deuda pública, sin cambios en sus términos, sin explicar cómo lo hará sin despedir a miles de empleados públicos y empeorando la economía. ¿Es posible pagar lo que el GAO estima que cuesta la estadidad, más la deuda sin modificaciones y a la vez hacer crecer la economía? No. Los planes de Rosselló son matemáticamente imposibles. Por eso no me queda otra opción que catalogar sus planes como irresponsables y peligrosos para Puerto Rico. Nuestro País merece explicaciones y seriedad. No cambiemos el potencial de crear empleos bajo la 245A por alternativas sin viabilidad cercana. 

Otras columnas de José R. Nadal Power

💬Ver 0 comentarios