Gloria Bonilla

Tribuna Invitada

Por Gloria Bonilla
💬 0

Escuelas Públicas Alianza: Nuevo anclaje que transforma el aprendizaje

Históricamente, los distritos escolares públicos urbanos tradicionales han sido excluidos de participar en esfuerzos de desarrollo comunitario. Comúnmente los residentes de las ciudades urbanas rara vez se encargan de los procesos de planificación capital de las escuelas, y los planificadores escolares a menudo pasan por alto o no buscan información sobre sus comunidades. Se tiende a desarrollar escuelas en el vacío, respondiendo, a menudo, a preocupaciones de negocio más que a las necesidades del vecindario. Generalmente, estas escuelas están diseñadas aisladamente de esfuerzos comunitarios integrados y rara vez se las considera como activos comunitarios.

A diferencia de las escuelas públicas tradicionales, las Escuelas Públicas Alianza desarrollan y diseñan los modelos de sus escuelas con las comunidades en mente. Su modelo de desarrollo es inclusivo, al centrarse en las necesidades de las familias urbanas y de sus niños. Están guiadas por grupos focales de la comunidad que interactúan en los procesos de planificación con desarrolladores que a su vez están comprometidos con la comunidad en el diseño de una nueva visión para su vecindario. La construcción de estas nuevas escuelas son parte del plan para mejorar su ciudad y barrio, abordando el tema de la desconexión y el aislamiento de gente y lugar, al integrar las necesidades de las familias y los niños de una manera completa. Incluyen redes de planificadores, profesionales en desarrollo comunitario, educadores, servicios sociales, universidades, cuidado de la salud, seguridad, políticos y familias en el diseño de una escuela comunitaria que se integre con la vida comunitaria. Estos esfuerzos demuestran que las Escuelas Públicas Alianza son motores de innovación y están delineando nuevos proyectos integrados e integrales de vivienda en comunidades que tradicionalmente han sido segregadas y marginadas, trayendo nueva vida y propósito a los vecindarios. Han aprendido a capitalizar la infraestructura y los fondos disponibles, fomentando el crecimiento inteligente a medida que crean un movimiento de desarrollo sustentable que está revolucionando la educación pública tradicional.

Las Escuelas Públicas Alianza exitosas están íntimamente vinculadas con sus comunidades y ciudades. Sirven como centros para la transformación de la comunidad. Educan y construyen comunidades, mejoran la economía local, emplean a los residentes, mejoran los resultados de salud, innovan, proveen una “vía universitaria” para que los niños urbanos se gradúen de la preparatoria, la universidad, hagan una carrera, interconecten a sus vecinos y sean anclas para nuestras ciudades urbanas. Nueva Jersey, mi estado donde resido, tiene 89 Escuelas Públicas Alianza ubicadas en cinco de las ciudades pobres más grandes (Newark, Camden, Trenton, Jersey City y Paterson) con la mayor población de estudiantes latinos y africanos y que superan en el desempeño a sus distritos escolares locales tradicionales. Estas escuelas están graduando el 89% de sus estudiantes en el plazo de cuatro años, comparado al 80% que gradúan las escuelas públicas tradicionales en similar condición.

Funcionan porque como instituciones basadas en su “lugar” de comunidad, están ligadas al tejido físico de su vecindario, impactando positivamente los mercados locales de vivienda e influyendo en el mejoramiento del carácter estético de su entorno. Además, las Escuelas Públicas Alianza sirven bien a los niños y a las familias, teniendo acceso a una miríada de recursos locales, que incluyen fondos, tierras, la buena voluntad política y otros activos de valor incalculable. Dado el papel central que las escuelas públicas alianza juegan dentro de los vecindarios urbanos y ciudades, los desarrolladores comunitarios, los académicos y los encargados de elaborar política pública, entre otros, las incluyen intencionalmente en los programas locales de creación y rescate de comunidades. Se constituyen en los nuevos anclajes para la transformación de nuestros barrios urbanos en integradas y exitosas comunidades de aprendizaje.

¿Qué significa esto para Puerto Rico, que está considerando la implementación de Escuelas Públicas Alianza? ¿Por qué Puerto Rico debe sumarse a las 4,600 Escuelas Públicas Alianza que ya se han creado en 39 estados?

1. Las Escuelas Públicas Alianza ofrecen opciones de calidad para niños, familias y maestros. Al presente, estas escuelas han creado opciones educativas para 1.4 millones de alumnos en los Estados Unidos. La mayoría de estos son estudiantes de bajos ingresos que antes carecían de acceso a escuelas de calidad. Estos niños son estudiantes latinos y afroamericanos que han quedado atrás por un sistema que cree que los niños étnicamente diversos no merecen una buena educación.

2. Los modelos escolares exitosos de Escuelas Públicas Alianza proveen una gobernanza fuerte: más autonomía escolar para más rendición de cuentas.

A diferencia de las escuelas públicas tradicionales, las Escuelas Públicas Alianza se han ganado el derecho de permanecer abiertas aumentando las calificaciones de los estudiantes en los exámenes de aprovechamiento, sirviendo bien a los alumnos, pagando a los maestros mejores salarios y respondiendo a las necesidades de los padres y de la comunidad.

No todas las Escuelas Públicas Alianza son buenas. Algunos estados han sido descuidados en la autorización y deficientes en la rendición de cuentas. Puerto Rico debe hacerlo bien. Deben ser distritos escolares locales, administrados por organizaciones sin fin de lucro locales y responder al Secretario de Educación para asegurar el seguimiento y el éxito.

Otras columnas de Gloria Bonilla

💬Ver 0 comentarios