Rosa Mercado

Buscapié

Por Rosa Mercado
💬 0

Gárgolas

Yo no creo en brujas, pero de que vuelan, vuelan. Lo de la gárgola de Barceloneta es otra cosa. Porque, vamos a ver, si yo fuera gárgola, ¿me entretendría comiéndome un triste pollo, que además tengo que sacar de una jaula, cuando tengo, digamos, caballos, cabros o perros sueltos por esos mundos de Dios?

¿O será que la gárgola es fina ella y solamente come carne de pollo enjaulado y criado con maíz? Un tipo de gárgola con principios digamos así, que necesita esforzarse para recibir su alimento. Ejemplo deberían coger algunos legisladores del país. ¡Que se esfuercen, caramba, que hagan un gesto! Pero no, un día sí y el otro también ganan salarios exorbitantes sin aportarle al país más que dolores de cabeza.

Yo respeto a los vecinos del barrio Imbery de Barceloneta, que se esmeran en cazar la gárgola. Una gárgola, que, según algunos, es capaz de comer gente cuando se le acaben las gallinas en jaulas.

Vamos, que la gárgola esa no será lista, pero es golosa. Seguramente no tiene idea de quien fue María Antonieta. Pero se le une en la expresión: “A falta de pan, galletas”. María Antonieta no comprendió que cuando le dijeron: “El pueblo no tiene pan”, le estaban informando que su gente se moría de hambre. Por eso ella replicó “que coman galletas”. Los verdugos que la decapitaron, nos hicieron llegar el chisme. Falso, pero jugoso, como todos los chismes históricos.

La gárgola no lo sabe ni le importa. Ella va lo suyo, que no es aterrorizar al vecindario, según la gente que la quiere mal. Es a comer gallinas a lo que va. Lo del terror es problema del que se asuste de su cuerpo y sus ojos brillantes en la oscuridad.

Yo, que no creo en su existencia, me uniría jubilosa a su búsqueda y captura. Sin violencia. Sería un honor llevarla de la mano al Capitolio, a enseñar a los señores.


Otras columnas de Rosa Mercado

miércoles, 5 de septiembre de 2018

El árbol de papayas

Rosa Mercado comenta la historia del árbol de papaya que creció en un hueco de una vía de rodaje y frutos dio.

miércoles, 1 de agosto de 2018

Cincuenta y tantos

La abogada Rosa Mercado reflexiona desde la perspectiva de los cincuenta y tantos años

miércoles, 4 de julio de 2018

Los ojos de un niño

La licenciada Rosa Mercado reflexiona sobre la tragedia ocurrida en su pueblo de Florida, donde un hombre ultimó a su esposa en presencia de su pequeño hijo

💬Ver 0 comentarios