Suzanne Roig Fuertes

Tribuna Invitada

Por Suzanne Roig Fuertes
💬 0

La desilusión tras el paso de María

La salud mental se refiere al equilibrio que experimenta la persona con respecto a aquello que le rodea. Cuando una persona consigue este equilibrio, entonces puede participar de la vida social sin conflictos, alcanzando así su estado de bienestar. Por otro lado, existen las condiciones de salud mental. Estos son causados por interacciones entre las influencias físicas, psicológicas, sociales y culturales. Así como factores biológicos como son los genéticos o de desequilibrios bioquímicos cerebrales. Estos implican alteraciones en el pensamiento, las emociones y en la conducta.  La desestabilización de la salud mental se asocia a los cambios sociales rápidos, condiciones estresantes, pérdidas, entre otros como los que vivimos tras el paso del Huracán María.

En el contexto de los esfuerzos por desarrollar y aplicar políticas relativas a la salud mental, es esencial, no solo proteger y promover el bienestar mental de los ciudadanos, sino también satisfacer las necesidades de las personas con trastornos de salud mental. Es en este esfuerzo, que ASSMCA ha enfocado todos los trabajos dirigidos a atender de manera responsable la salud mental del pueblo puertorriqueño.

Plantea la psicología de la emergencia la necesidad de tomar previsiones científicamente pensadas, planificadas e implementadas antes, durante y después de un evento catastrófico para alcanzar la recuperación de los individuos.

Las emergencias son eventos frecuentes y probables por lo que la planificación racional humana a su abordaje se hace necesario.  No podemos controlar los eventos naturales, pero si podemos estar preparados, educados y organizados para la atención de los mismos.

La literatura, y ahora la experiencia nos señala que en situaciones de desastre se produce un incremento en la desestabilización de la salud mental y aumenta la morbilidad psiquiátrica, así como otros problemas sociales. La salud mental se afecta cuando las personas carecen de las necesidades básicas y se altera la “rutina”.  Tras el paso del huracán María, podemos afirmar que el disloque emocional subsecuente al evento ha sido tan serio como el propio huracán.

Continuamos atendiendo comunidades aisladas, distantes donde las pérdidas no solo se circunscriben a lo material sino a la vida misma. Continuamos manejando efectos emocionales de los cambios en el ambiente, de las alteraciones al ordenamiento social y cultural, pero más que nada en la rutina.  El miedo ceñido en la memoria de los más vulnerables desde antes del evento mismo, el recuerdo de las largas horas, para muchos de supervivencia, así como la difícil adaptación a un nuevo estilo de vida son la realidad de muchos.  En el macro de nuestras intervenciones no debemos olvidar a aquellos viven el evento de manera indirecta pero que igualmente se ven afectados emocionalmente. La situación disruptiva también es asimilada por aquellaspersonas que, a través de los medios de comunicación o como parte de los equipos primera respuesta participan del evento, de la misma manera que aquellos que debieron ser parte del mismo, pero por alguna razón no estuvieron. 

Por último, es importante destacar las fases de una catástrofe para entender dónde estamos y hacia donde debemos encaminarnos. El análisis del momento nos ubica en la fase de desilusión. Cuando los elementos principales de seguridad y de atención a las necesidades básicas han sido atendidos y comienzan a volver las rutinas, es que el individuo comienza a entender los cambios.  La desestabilización emocional, que bien puede experimentarse desde antes del evento, cobra mayores riesgos durante esta fase. Es en esta fase donde para muchos “termina la emergencia” pero para los que estamos en los campos de la salud mental recién comienzan los mayores retos. Retos que son la base para las nuevas iniciativas y fortalecimiento de las ya implementadas

Otras columnas de Suzanne Roig Fuertes

jueves, 21 de diciembre de 2017

La desilusión tras el paso de María

La titular de Assmca habla de la difícil adaptación a un nuevo estilo de vida para quienes han tenido pérdidas notables tras el huracán y sobre la etapa difícil de desilusión ante un imprevisto nuevo estilo de vida

💬Ver 0 comentarios