Orlando Parga

Tribuna Invitada

Por Orlando Parga
💬 0

La mendacidad genética en la política

Acomienzos de los años sesenta del siglo pasado, al doctor Santos P. Amadeo había que refrenarlo en el hemiciclo del Senado, cada vez que el debate tocaba el tema del Estado Libre Asociado.

El eminente constitucionalista reaccionaba intolerante a las pretensiones de líderes populares que lo adornaban con el poético discurso escrito por la imaginación fecunda del ex gobernador Luis Muñoz Marín.

Miguel Ángel García Méndez, Gilberto Concepción de Gracia, Leopoldo Figueroa y Amadeo emplearon en la Asamblea Legislativa de aquel tiempo sus mejores dotes de oratoria para desnudar la naturaleza colonial de la llamada nueva fórmula de estatus político, sin conseguir opacar la percepción creada por la propaganda oficialista de que Puerto Rico parió “lo mejor de dos mundos”.

No habla bien del carácter puertorriqueño aferrarnos por casi un siglo a la ilusión de vivir a la sombra del imperio; ni que requiriéramos el amargo despertar de una Junta de Control Fiscal Federal, y que, tras la despiadada golpiza de los vientos de María, con su nueva doctrina aislacionista el Congreso decidiera enviarnos a Timbuktú.

Todavía anda por ahí el exgobernador Aníbal Acevedo Vilá achacando la denigración colonial decretada en Washington al desempeño del gobernador estadista que comenzó su mandato denunciándola.

Es que la mendacidad estadolibrista es genética. Pasa de generación a generación. Recuerdo las palabras de Amadeo… no hay pacto, no hay autonomía fiscal ni política… no somos estado, no somos libres ni estamos asociados… nada de eso cabe en el esquema constitucional de Estados Unidos… seguimos siendo un territorio sujeto a los poderes plenarios del Congreso.

Lo dijo, cuando las chimeneas de Guayanilla escupían azufre petrolero, los edificios de Fomento estaban ocupados y la revista Time proclamaba que Puerto Rico era El Milagro Americano del Caribe.

Nos tomó la deuda billonaria, la quiebra gubernamental, la emigración masiva, la sacudida del huracán María y la indefensión ante los poderes del Congreso de los Estados Unidos, para finalmente creérselo.

Otras columnas de Orlando Parga

viernes, 6 de julio de 2018

¡Dejen trabajar al gobernador!

El exsenador Orlando Parga defiende el desempeño del gobernador Ricardo Rosselló y condena las posturas asumidas en su contra por el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz

💬Ver 0 comentarios