Jorge Argüelles Morán

Punto de Vista

Por Jorge Argüelles Morán
💬 0

La pandemia parlamentaria

Como es sabido, la salud de nuestra economía atraviesa un marcado deterioro que data de algunos 12 años, agravado por el paso del huracán María, los eventos del verano pasado, los temblores en el área sur y finalmente la pandemia que ataca al mundo. En consecuencia, los pequeños y medianos comerciantes hemos sufrido otro duro golpe debido a las órdenes ejecutivas que establecieron el cierre de las industrias, comercios y servicios desde el pasado 15 de marzo.  Desafortunadamente, a este impacto se ha unido la aparición de un virus que agrava aún más la economía de la Isla, el “COVID Legislativo”. Este virus ataca de manera muy similar al COVID-19, que se esconde detrás de aquellos pacientes que no presentan síntomas para transmitir la enfermedad. El Covid Legislativo se esconde en conferencias legislativas, caucus o en hemiciclos cerrados a vistas públicas para transmitir la enfermedad sin que sea detectado, aprobando proyectos que afectan la salud de las pymes y la ciudadanía en general.

Al presente, nuestra economía como paciente muestra los siguientes síntomas: el impacto de la pandemia en la economía local para el 2020 se estima que supere los $20,000 millones y la pérdida de empleos hasta la fecha ronda en los 300,000. ¿Cuántos de estos empleos se recuperarán? Nuestro estimado nos indica que habrá unos 100,000 que se perderán permanentemente debido a varios factores, reconociendo que los empleos con mayor riesgo de perderse son aquellos que pueden ser sustituidos más fácilmente por la tecnología. 

Como pueden ver, nuestro paciente debiera estar en la unidad de cuidado intensivo, recibiendo como tratamiento la aprobación de medidas de desarrollo económico e incentivos que mitiguen el daño sufrido, que mejoren el clima de hacer negocios y así permitan el retorno de nuestros empleados a sus puestos de trabajo, única forma de detener las enormes filas que se ven en el desempleo. Para ello contamos con algunas de las cepas que actúan como probióticos, o sea, al igual que en el cuerpo humano, ayudan a la salud.

La más reciente complicación ha sido la infección sobreañadida transmitida por un patógeno, el Proyecto del Senado 1333. De no erradicarse, su infección disparará las cifras de desempleo y quiebras entre las pymes, y asestará un duro golpe a los comerciantes, entorpeciendo la manera de hacer negocios, ya que impone una serie de aumentos en telecomunicaciones y pagos al CRIM, sin mencionar el trato discriminatorio hacia las pymes.  

 Algunos de los síntomas de esta nueva manifestación del virus son los siguientes:

1. Competencia desleal contra el sector privado – faculta a los municipios autónomos a crear, adquirir, vender y realizar toda actividad comercial relacionada a la operación y venta de franquicias comerciales, tanto al sector público, como privado. 

2. Los municipios podrán operar franquicias comerciales, además de todo tipo de empresa o entidades corporativas con fines de lucro, pero los exime de impuestos, patentes y cualquier otro tributo que pudiera ser aplicable.

Por otro lado, la ley 161 de permisos autoriza a los municipios autónomos a emitir determinaciones finales, permisos, licencias y certificaciones; por tanto, pueden aprobar o denegar cualquier permiso. Esto discrimina aún más contra el empresario que desee establecerse, pues la discreción de aprobar el mismo queda en mano de estos municipios.

3. Regulación y reglamentación de la ubicación y operación de negocios ambulantes, de conformidad con la política pública de este Código. Esto no es cónsono con la ley 161 de permisos que pretende uniformar los requisitos y elegibilidad de los negocios en todos los municipios por igual.

4. Faculta a los municipios a ordenar el cierre de negocios y su operación, cuando estos adeuden o no posean patentes municipales, así como que deban el IVU municipal, tributos que no pagarán estas empresas municipales.

5. Efecto nefasto en las telecomunicaciones – Se estima que los nuevos impuestos que propicia la infección tendrán el efecto de aumentar la factura un 200% a 300%, según el presidente de la Alianza de las Telecomunicaciones.

6. Poderes para el CRIM – Además de la facultad que ostentan los municipios para la retasación de propiedades por parte del CRIM, lo que habrá de lacerar aún más la situación fiscal de los comercios, así como de la ciudadanía, el proyecto impone, para cada año, una contribución especial de 1.03% del valor tasado de la propiedad. 

Pero este es solo el pródromo de esta fase de la enfermedad. Además, hasta tanto un municipio no adopte nuevas tasas contributivas, las tasas correspondientes para cada municipio serán la suma de las tasas adoptadas por este, según las disposiciones de ley en vigor hasta la fecha de aprobación de este Código, más el 1% anual sobre el valor tasado de toda propiedad mueble en el municipio y el 3% sobre el valor tasado de toda propiedad inmueble.

En estos momentos, las pymes y los ciudadanos afectados en sus finanzas se encuentran en el hospital de la Cámara de Representantes, en el pabellón de Asuntos Municipales, cuyo director médico es el representante Reynaldo Vargas, esperando que aquellos que nos atienden opten por el tratamiento correcto, la erradicación de este mortal virus para la economía.

Afortunadamente, existe una vacuna para erradicar el virus, que al igual que el COVID-19, se administra en dos dosis: una primera dosis, la llamada “primarias de partidos” y posteriormente, una segunda dosis, la llamada “elección general”.  Así que, comerciante y ciudadano que me está leyendo, asegúrese de inmunizarse con ambas dosis de la vacuna y así evitar la muerte financiera de la empresa privada, nuestros ciudadanos y nuestros comerciantes, que cada díase nos hace la vida más difícil para mantener operando nuestros negocios y seguir aportando a la economía del país.


💬Ver 0 comentarios