Ismael Torres

Tribuna Invitada

Por Ismael Torres
💬 0

La radio y cuando volvimos a ser gente

El pasado martes, 19 de septiembre de 2017, llegué a las 6:00 de la tarde a los estudios de WAPA-Radio, en Río Piedras, para unirme a los periodistas Luis Penchi y Jesús Rodríguez García en una transmisión de más de sesenta horas ininterrumpidas sobre el paso del huracán María por Puerto Rico.

Los pronósticos advertían que nos impactaría un huracán como nunca antes visto, ya que el último ciclón categoría cinco que nos había impactado ocurrió hace casi cien años.

Al llegar al estudio de la emisora sabíamos al reto que nos enfrentábamos por las características del poderoso huracán, que traía vientos sostenidos de más de 165 millas por hora y un pronóstico de que su centro pasaría sobre la Isla con una velocidad de traslación de 10 millas por hora.

Apuntaba a lo que sería una experiencia de vida fundamental: al final comprobamos esa misma noche que volvimos a ser gente (como el cuento de José Luis González) porque volvimos a ver al vecino, lo miramos, hablamos con él y supimos de su vida, de sus sentimientos, de su felicidad y de sus tragedias.

Días antes de María habíamos capeado el huracán Irma, que milagrosamente desvió su rumbo y nos dejó lluvias y vientos pero de menor intensidad que María.

Como periodista he cubierto eventos ciclónicos como los huracanes Hugo y Georges que también impactaron a Puerto Rico y dejado devastación, pero esta experiencia no compara con lo que había vivido.

No era la primera vez que como periodista “abandonaba” la familia en medio de una crisis para irme a laborar e informar sobre un fenómeno atmosférico, algo poco comprensible en muchas ocasiones.

Por más esfuerzos que hicieron desde días antes el gobernador Ricardo Rosselló, su equipo de trabajo y los alcaldes, hubo mucha gente que no respondió al pedido para que desalojaran las zonas inundables, lo que provocó que alcaldes acompañados de rescatistas tuvieran a entradas horas de la madrugada que arriesgar sus vidas para rescatar a personas que habían resistido salir de sus comunidades.

Al momento en que escribo este relato se han reportado al menos catorce personas muertas, todas a causa de las inundaciones, y los pronósticos apuntan a que esa cifra podría aumentar.

Resultó dramático y estremecedor durante el pedido desesperado de muchas personas de información sobre sus familiares, de los que no sabían nada debido al caos creado por los problemas de telefonía, algo que habrá que examinar con detenimiento cuando se evalúen las incidencias de este huracán.

El fenómeno de que fuera WAPA-Radio la única emisora que se mantuvo transmitiendo en directo durante el huracán provocó que residentes en Puerto Rico y en distintas ciudades de los Estados Unidos y de República Dominicana usaran la estación como centro para comunicarse y procurar a sus familias y comunidades.

Durante la transmisión al día siguiente del impacto llegaron a los estudios periodistas de distintos medios para unirse al esfuerzo informativo, incluyendo a Wilda Rodríguez, Graciela Rodríguez, Sandra Rodríguez Cotto y José Maldonado, que se sentaron a trabajar con nosotros durante más de 24 horas.

Emisoras de radio de Argentina, República Dominicana, El Salvador y diversas ciudades de los Estados Unidos, donde el fenómeno de los huracanes parece algo exótico, conectaron con la estación para informar a sus audiencias sobre las situaciones causadas por María. 

Muchos niños siguen haciendo preguntas para entender la gran devastación ambiental causada por el paso del feroz huracán, ya que muchos parques y áreas verdes donde jugaban fueron devastados.

Desde Orocovis nos informaron temprano el jueves que las vías públicas estaban destruidas y que el cuerpo de una persona que había muerto hacía tres días tuvo que ser cargado y trasladado por más de tres kilómetros hasta un lugar desde donde sería llevado a Ciencias Forenses para fines de autopsia.

En horas de la madrugada del miércoles, con los furiosos vientos sobre todo el país, impresionaban las llamadas de jóvenes y adultos indagando información sobre familiares y amigos de los que no sabían nada desde el martes.

En la medida que avanzaba el huracán y ya a partir del jueves, tanto alcaldes como personal de rescate comenzaron a llegar a los estudios para informar sobre el impacto del huracán y los problemas que tenían para comunicar al resto del país lo que ocurría en sus municipios.

De las más preocupantes situaciones destacaron las llamadas desesperadas de jóvenes que con voces temblorosas rogaban que sus familiares llamaran a la emisora para que informaran dónde estaban y en qué condiciones se encontraban.

Los relatos dramáticos de alcaldes como la de Canóvanas, Lornna Soto, y el de Toa Baja, Betito Márquez, entre otros, sobre las luchas con vecinos que resistieron sus reiterados llamados para que abandonaran sus viviendas enclavadas en zonas inundables fueron constantes y estremecedoras.

Con esta transmisión radial se comprobó el importante papel de la radio como medio de comunicación social, apoyado en la sencillez de ese medio y lo cercano que está a la gente.

Y antes, durante y tras el paso del huracán algunos niños relataron que la gran devastación sobre la flora y la fauna sería una gran oportunidad para renovar el ambiente y mirar con esperanza el renacimiento de los árboles y de un nuevo país.

Otras columnas de Ismael Torres

miércoles, 18 de octubre de 2017

Boricuas, manos a la obra

El periodista Ismael Torres comenta vivencias e inquietudes casi al cumplirse un mes del golpe grave del huracán María en Puerto Rico

domingo, 1 de octubre de 2017

Potenciales brotes después de María

El periodista Ismael Torres señala la preocupación sobre la salud y la higiene después del huracán, una tarea imprescindible por realizar

jueves, 28 de septiembre de 2017

A evitar las teorías conspiratorias

El periodista Ismael Torres reflexiona sobre cómo Puerto Rico enfrenta su reto más grande en más de un siglo tras el golpe del huracán María

💬Ver 0 comentarios