Emilio Colón Zavala

Punto de Vista

Por Emilio Colón Zavala
💬 0

La ruta de retorno a la normalidad

Seis semanas han pasado desde que se confirmó en Puerto Rico el primer paciente con COVID-19. Una semana más tarde se implantó el toque de queda más agresivo de Estados Unidos. Esta medida se diseñó para proteger a nuestra población de una infraestructura de salud que evidentemente no está preparada para manejar un insumo masivo de pacientes que necesiten respiradores.  Los resultados han sido positivos.  El “Puerto Rico Emergency Business Operation Center” (BEOC) ha estado sirviendo de enlace entre los sectores públicos y privados dentro del Task Force Económico. Nos preguntamos, ¿podemos mantener estas medidas por un periodo indefinido?  ¿Cómo sabemos cuándo es momento de reabrir nuestra economía?

La primera pregunta es fácil de contestar, no.  Muchas personas no están generando ingresos por un lado y las ayudas gubernamentales han tomado mucho tiempo en llegar. Es necesario balancear los retos de salud con las necesidades económicas.  Mientras más tiempo transcurra, los cierres y quiebras serán más frecuentes. 

La segunda pregunta es un poco compleja para contestar debido a la falta de pruebas.  Aunque la admisión del Departamento de Salud sobre los resultados de pruebas ciertamente no ayudan, hay datos que podemos mirar junto con la experiencia en otras jurisdicciones.  Hay que considerar la capacidad de nuestros hospitales y la necesidad de respiradores.  Al final del día, la disponibilidad de respiradores es el factor más importante y limitante debido a su bajo número en inventario.  Estos datos nos ayudan pues no se ha reportado una necesidad de respiradores ni ocupación hospitalaria altas. La ocupación en hospitales está por debajo del 30% y hay sobre 800 respiradores disponibles.  Luego de sobre cinco semanas, la probabilidad de sobrecargar esta infraestructura es muy baja. Lo importante es la monitoría y lograr que no se aumente la necesidad de respiradores más allá de un nivel manejable; se sugiere 25%.

Recientemente, el BEOC realizó un cuestionario a empresas que se encuentran operando.  Entre más de 200 patronos que contestaron, con sobre 58,000 empleados laborando, sólo se reportaron 14 contagios.  La gente no se está infectando en el lugar de trabajo.  La razón de contagio es menor de 1.  Los patronos y la gente han hecho su parte. 

Al poner en vigor un plan de reapertura lo importante es tomar medidas para no aumentar las infecciones significativamente.  La misma debe ser por fases con duración de un ciclo de incubación ó 14 días. El orden de apertura debe ser determinado por el número de empleos, la participación en el PNB y el riesgo de contagios. Tres sectores para comenzar son construcción, manufactura que aún no haya comenzado y salud.  Los primeros dos son sectores altamente reglamentados, con riesgo bajo de contagio, y el tercero es muy crítico.  No nos podemos dar el lujo que quiebren los hospitales y colapse el sistema de salud.

Ese regreso al trabajo debe ser con estrictas medidas de distanciamiento social y para minimizar el riesgo de contagio basados en las guías de OSHA 3990.  Cada patrono debe preparar y ejecutar un plan con medidas que brinden confianza a los trabajadores.  El BEOC ha desarrollado herramientas para preparar planes de trabajo.  Ocupación en edificios en uso debe ser limitada a la mitad de su capacidad. Hay que usar mascarillas y demás equipo adecuado para protegernos al estar en lugares públicos. Personas vulnerables deben trabajar desde la casa lo más posible.  El que puede trabajar desde su casa, debe quedarse así por ahora, entre otras.  Las medidas se han tomado y están funcionado. 

Debemos evitar a toda costa una catástrofe de salud.  También una económica.  Tenemos las herramientas para lograrlo. Es hora de usarlas y comenzar el proceso de reabrir nuestra economía poco a poco. Manos a la obra.

Otras columnas de Emilio Colón Zavala

viernes, 8 de mayo de 2020

La reapertura económica depende de todos

La meta debe ser recuperar los empleos y nuestra economía sin echar al traste los avances que se hicieron al evitar abrumar los hospitales de pacientes, plantea Emilio Colón Zavala

💬Ver 0 comentarios