Roberto Alejandro

Desde la diáspora

Por Roberto Alejandro
💬 0

La supremacía racial en la defensiva

En semanas recientes, Donald Trump le infligió a la nación otra de sus transparencias.  Su gobierno movilizó un símbolo nazi, un triángulo invertido para designar a prisioneros políticos y lo utilizó en un anuncio en Facebook.  Ese anuncio fue parte de lo que ellos quizás ven como una “ofensiva” bajo el amparo de la “ley y el orden.”

La imagen nazi no fue ni es parte de ninguna casualidad.  Apropiarse de una imagen fascista en el diseño de un anuncio no pudo haber sido un encuentro casual en la jungla digital.  Tal signo presupone personas que lo conocen y que, es sensato suponer, comparten la ideología que lo inventó. 

Pero el intento de ofensiva ni siquiera se acercó a la categoría de aguaje ante la realidad de un gobierno acorralado, en la defensiva, y cuyo único asidero es el espectáculo, siempre banal pero ahora también aburrido.

La pandemia destruyó el circo.  La lucha contra los crímenes del racismo transformó, en semanas sino días, las creencias sobre justicia de la mayoría.  

Con su espectáculo, Trump esperaba triunfar en las elecciones.  Nada era seguro, pero ciertamente una economía robusta podía nublar el juicio de no pocos.  Ahora Trump y su partido representan el colapso económico y el costo en vidas de la pandemia.

Sobre la pandemia:  Con 2.5 millones de contagiados y más de 125 mil muertes, Estados Unidos es la nación avanzada con el peor récord en atajar la crisis y su mortandad.

Sobre el Black Lives Matter movement:  NASCAR, ese ámbito de la cultura sureña, removió la bandera de la confederación esclavista.  En Virginia, el gobernador aprobó expulsar de su pedestal la estatua de Robert E. Lee, el general confederado heroizado por el Sur y su nostalgia de plantación.

Aunt Jemima será ahora, imaginamos, una abuela blanca y su esposo, también anglosajón, será Uncle Ben.

Y lo más inaudito:  Mississippi, el estado con más violencia contra la población negra, acordó eliminar el emblema confederado de su bandera. 

Trump y la supremacía racial están en la defensiva.  Desorientados.  Eso los hace más peligrosos.  

En Kentucky, alguien disparó contra una manifestación pro justicia racial y asesinó a un manifestante.

Hace unos días, Trump se solidarizó en un tuit con el grito de “white power” para luego borrarlo.  Tampoco se trata de un impulso casual y sí de una comunicación, a veces explícita, otras veces codificada, que regula los entendidos ideológicos con sus seguidores. 

Y ahora lo que excede todo análisis político.  El Partido Republicano, dirigido por Trump, es hoy el partido de la muerte. Los gobernadores republicanos son los responsables del serio retroceso en contener la plaga en Florida, Arizona, Texas, Oklahoma.  Aquello de “Make America Great” se mide en morbosidad y se cuenta en entierros.

La esperanza:  en una encuesta de Reuters/Ipsos (24 de junio), el 58% desaprueba la gestión de Trump sobre el coronavirus.  En otra del National Public Radio (26 de junio), un 58% desaprueba la conducta del presidente y un 48% “strongly disapprove”, un récord nunca alcanzado por ningún otro presidente o mandatario, Calígula excluido.

Otras columnas de Roberto Alejandro

sábado, 13 de junio de 2020

Cuando una república muere

La república de los Estados Unidos murió en Lafayette Square. Sigue muy viva en las protestas de las nuevas Madres y Padres Fundadores de algo nuevo ya muy visible en las calles, escribe Roberto Alejandro Rivera

sábado, 30 de mayo de 2020

George Floyd: otro sacrificio humano

La república bananera de los USA se cocina en un pasado-presente que no termina: el pecado original, la herida fundacional de la esclavitud, siempre supurante, escribe Roberto Alejandro

viernes, 22 de mayo de 2020

Trump y las rabias blancas

A la angustia blanca y a los supremacistas, Trump les ha cumplido. No tienen plan de salud. Ni los empleos prometidos. Pero tienen el placer de sentir validados sus odios contra los afroamericanos y latinos, escribe Roberto Alejandro Rivera

lunes, 18 de mayo de 2020

Incertidumbre en la elección presidencial

Roberto Alejandro Rivera declara que Estados Unidos fue un fracaso de categoría bananera en proveer pruebas y en ofrecer recursos a los estados machucados por la plaga

💬Ver 0 comentarios