Carl Soderberg

Tribuna Invitada

Por Carl Soderberg
💬 0

La verdad sobre el consumo del agua

Hoy celebramos el Día Mundial del Agua. Me parece propicio crear conciencia sobre el agua que a diario consumimos para atender nuestras necesidades básicas.

Con el propósito de ilustrar el consumo real, examinemos el agua requerida por una familia compuesta por cuatro personas.

Se recomienda que bebamos ocho vasos de agua al día. Para cuatro personas eso equivale a poco más de dos galones. Además, necesitamos al menos 40 galones por persona por día para otros fines domésticos como bañarnos, lavarnos las manos, lavar ropa, bajar inodoros, fregar, entre otras necesidades. No incluimos agua para el riego de la grama y el jardín, limpieza de marquesina y aceras con manguera, lavar el carro y mucho menos mantener una piscina.

En total, esta familia necesita 162 galones. Sin embargo, tenemos que duplicar este volumen porque la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) necesita producir dos galones por cada galón que nos llega a nuestros hogares para compensar las pérdidas en el sistema de distribución. Por lo tanto, estamos hablando de 324 galones. Para visualizar mejor este volumen de agua, esto equivale a seis drones grandes (de 55 galones) llenos de agua.

Sin embargo, no solo del agua vive el ser humano. Tenemos que ingerir alimentos. Supongamos que el desayuno consiste de una china, un huevo revuelto (sin tocineta porque está muy cara), dos tostadas con queso y una taza de café con leche y dos cucharaditas de azúcar. El “consumo escondido de agua” o sea el agua requerida para producir cada componente del desayuno es el siguiente: china (21 galones), huevo (53 galones), tostada (11 galones), lasca de queso (34 galones), taza de café (37 galones), leche en cada taza (17 galones), cucharadita de azúcar (.1 galón). Para cuatro personas esto equivale a 11 drones.

Durante la merienda en la escuela el hijo se comió un guineo (42 galones) y la hija una manzana (32 galones). Ambos se tomaron un refresco de lata (40 galones). Durante el almuerzo ambos se comieron una hamburguesa con queso (800 galones), una bolsa de “potato chips” (12 galones) y un refresco de lata (40 galones).

En el “break” el padre se tomó un pocillo de café con leche (27 galones) y se comió unas tostadas (22 galones). La madre durante el suyo bebió jugo de china natural (42 galones) porque le estaba amenazando un catarro.

Por casualidad, los padres almorzaron lo mismo: una chuleta (530 galones), dos porciones de arroz (50 galones) y una porción de habichuelas (10 galones), una ensalada (130 galones), una taza de café con leche (54 galones). No comieron postre. El total del consumo escondido de agua para las meriendas y los almuerzos es el equivalente a 64 drones.

Durante el “break” de la tarde el padre se tomó un pocillo negro (18 galones). La madre se comió un melocotón (34 galones) y se tomó un poco de agua.

Cuando los hijos llegaron de la escuela, cada uno se comió una barra de chocolate (447 galones) y un refresco de lata (40 galones). Cuando el padre llegó a la casa se tomó una “fría” de lata (66 galones). La mamá se tomó un vaso de jugo de manzana (60 galones).

La cena fue pollo (225 galones ), tostones (40 galones), ensalada verde (130 galones) y un vaso de leche (265 galones). Por poco se me olvida. Esta vez sí comieron postre, mantecado (400 galones). El total del consumo de agua escondido para las meriendas vespertinas y la cena ascendió al equivalente a 98 drones .

Al final del día, hemos consumido el equivalente a 275 drones grandes llenos de agua. Esta cantidad de drones no caben en nuestras marquesinas. De este total, solo 6 drones corresponden al agua suministrada por la AAA.

El 75% del cuerpo de un bebé es agua. El 60% del cuerpo de un adulto es agua. Como ilustré, todos los días necesitamos una cantidad impresionante de agua para satisfacer nuestras necesidades básicas.

Les invito a reflexionar sobre la importancia del agua en nuestras vidas. Les insto, además, a comprometerse con la conservación y el reuso de este valioso recurso, y más importante aún, con la protección de nuestros cuerpos de agua.

Otras columnas de Carl Soderberg

viernes, 21 de septiembre de 2018

Un vasto impacto ambiental

Carl Soderberg desglosa los múltiples daños ambientales provocados por el huracán María, a un año del golpe ciclónico

jueves, 13 de septiembre de 2018

Urge buen manejo de residuos

El exjefe de la EPA en Puerto Rico y el Caribe, Carl Soderberg, reclama a la JSF que incluya entre los proyectos estratégicos, instalaciones para manejar adecuadamente los residuos sólidos en la isla

jueves, 9 de agosto de 2018

La plaga de las bolsas plásticas

Carl Soderberg resume el saldo positivo de la veda de bolsas plásticas en los comercios a un año de aprobada la ley regulatoria y advierte sobre el revés que representa el fomento de utilizar las denominadas “platino”

lunes, 9 de julio de 2018

Arterioesclerosis en la alcantarilla

Carl Soderberg cita las deficiencias en los controles de grasas en los alcantarillados, así como la negligencia de comercios cuyo personal arroja este material por estos conductos cruciales

💬Ver 0 comentarios