Ángel Luis Santana Díaz

Tribuna Invitada

Por Ángel Luis Santana Díaz
💬 0

Los amigos KP4

La Ley 50, del 7 de junio del 1996, estableció el segundo martes del mes de mayo como el Día del Radioaficionado en Puerto Rico. 

En una proclama emitida por el Departamento de Estado se destaca el importante servicio a la comunidad que brindan en momentos de emergencia o cuando las comunicaciones regulares fallan, como ocurrió durante el huracán María. En ese momento, los servicios de teléfonos celulares e internet dejaron de funcionar por largo tiempo. Entonces, fueron los radioaficionados con sus equipos portátiles quienes pudieron enviar mensajes importantes a amigos y familiares. Sus canales de comunicación son radios que no dependen necesariamente de repetidores o protocolos digitales modernos como el P25 para conectarse. La comunicación ocurre de “antena a antena”.

Después de la experiencia de María ha aumentado el número de personas procurando y obteniendo su licencia de radioaficionado, así como el equipo para tener una forma alterna de comunicarse, de surgir otra emergencia extrema como el gran ciclón del 2017.

Hoy muchos clubes de radio ofrecen conferencias sobre preparación de cara a la próxima temporada de huracanes. Por eso, hoy más que nunca es interesante ver como un pasatiempo puede ser un instrumento para salvar vidas en una emergencia o desastre.

A los radiodifusores también se les reconoce por ser embajadores de la isla en concursos. Hay concursos internacionales de radioaficionados. Algunos de los nuestros han ganado placas y otros reconocimientos en los que ponen en alto el nombre de Puerto Rico. 

También, podemos decir que gracias a un radioaficionado comenzó la radio comercial en Puerto Rico. Se trató de Joaquín Augusti, quien fue el primer director WKAQ, la primera estación de radio comercial, en el aire desde diciembre de 1922. Joaquín, junto a Jesús T. Piñero, fundó el Porto Rico Radio Club, primer club de radioaficionados en la isla. Eventualmente, Piñero se convirtió en el primer gobernador puertorriqueño de la isla. 

La Asociación de Radiodifusores de Puerto Rico, que celebró su Radio Show el pasado 10 de mayo, instituyó el premio Ingeniero Joaquín Augusti para reconocer a radiodifusores destacados. 

Al reflexionar sobre la radioafición, podemos afirmar que se le considera la primera red social, pues al hablar por radio con otros se forjaban y se forjan amistades locales e internacionales. Los radioaficionados no necesitamos internet, ni teléfonos inteligentes, para lograr comunicaciones a distancia. 

Hoy hasta podemos conectar nuestros radios a computadoras para emitir comunicados en formato digital y enviar imágenes, algo que se logra antes del auge de Facebook y Whatsapp.

Esto es solo parte de lo que representa la radioafición en Puerto Rico y el mundo. Extendemos la más sincera felicitación los radioaficionados…Un saludo a ti, amigo KP4.

El autor es el Coordinador de Información Pública y Gerente Asistente de la Sección de Puerto Rico de la American Radio Relay League, la Asociación Nacional de Radioaficionados de Estados Unidos. 

Otras columnas de Ángel Luis Santana Díaz

💬Ver 0 comentarios