Ibrahim Pérez

Tribuna Invitada

Por Ibrahim Pérez
💬 0

Mi Salud ante otra encrucijada

El pasado 8 de febrero, el gobierno informó los cambios al plan de salud gubernamental vigentes a partir del 1 de octubre de 2018. El mensaje más destacado por la prensa escrita fue que el nuevo modelo permitirá al beneficiario libre selección de aseguradora o proveedor cualificado en Puerto Rico como región única, similar a Medicare Advantage.

Sin embargo, ese nuevo modelo tiene que cumplir con el plan fiscal gubernamental, reduciendo el gasto de Mi Salud en $795 millones en cinco años ($159 millones anuales) y bajando su prima mensual por beneficiario de $175 a $144 para 2022. Ninguna de las diez aseguradoras que han participado en la reforma de salud se ha distinguido por priorizar calidad o las necesidades del paciente. Siempre se han enfocado en maximizar ganancias. La libre selección no va a cambiar ese enfoque. Con la reducción de primas anunciada, las aseguradoras verán más apretadas sus ganancias. Racionarán más servicios a pacientes, reducirán tarifas a proveedores, recortarán redes. Y es que las aseguradoras no son solución, son impedimento.

Llevo años repitiendo, que el mayor error de la reforma de salud original fue la venta de los CDT. Bajo el mismo techo y cerca de su casa, nuestros pobres recibían allí un cuidado primario-preventivo abarcador por un equipo coordinado de profesionales de la salud. Su venta significó el abandono de la mayor fortaleza del sistema Arbona: la promoción de la salud y la prevención de enfermedades. Los CDT fueron reemplazados por una práctica eminentemente curativa de un médico primario solo, sin apoyo, en una oficina privada. Entonces podemos comprender porque nos hemos convertido en una fábrica de obesidad, diabetes e hipertensión, con tantas complicaciones y masivos gastos causados por todo lo que dejamos de prevenir.

Es ese costoso e inefectivo modelo curativo de prestación de servicios lo que hay que cambiar para lograr mejor salud y más bajos costos. Es imperativo que nos concentremos en el bienestar del paciente. Manteniéndolo saludable, se enferma menos, requiere menos hospitalizaciones, estudios y tratamientos. Gasta menos. Desafortunadamente, ese enfoque primario-preventivo tan indispensable para crear un sistema de salud exitoso, aparentemente brilló por su ausencia en la presentación gubernamental del “nuevo modelo”.

Si no nos alejamos del vigente sistema de enfermedad que las aseguradoras controlan y regresamos a la medicina primaria-preventiva integral como prioridad, no podremos seguir financiando el plan de salud. ¿Y cómo lo hacemos?

El gobierno debe dividir Mi Salud en una cubierta básica y una cubierta especial. La cubierta básica debe cubrir a los 1.2 millones de beneficiarios, registrándolos directamente en un centro comunitario 330 o IPA equivalente. La cubierta de beneficios primarios-preventivos sería la establecida por el gobierno federal que actualmente ofrecen los centros 330 en 58 municipios, la gran mayoría acreditados como “patient centered medical homes”. No hay facilidades primarias-preventivas en Puerto Rico comparables con los 330, los cuales se caracterizan por su gran modernidad estructural, administrativa y tecnológica y ocupan las primeras posiciones en indicadores de salud a nivel nacional.

Faltaría definir la cubierta especial de cuidados hospitalarios y especializados no incluidos en la cubierta primaria-preventiva. Para ayudar a bajar el gasto público y que la cubierta especial pueda cubrir más personas necesitadas, se debe maximizar la utilización de entidades del gobierno que brindan servicios especializados de excelencia, como son el Centro Cardiovascular y el Centro Comprensivo de Cáncer.

Mantener a la gente saludable y productiva es esencial para frenar la nociva cosecha de enfermedades crónicas que tanto nos cuesta. Así podríamos iniciar una nueva era que combine armoniosamente buena medicina, buena salud, buena calidad y costos sostenibles.

Otras columnas de Ibrahim Pérez

jueves, 18 de octubre de 2018

La economía de nuestra salud

El doctor Ibrahim Pérez expone que nuestro sistema de salud debe retomar la ruta salubrista y operar en armonía con nuestra economía

lunes, 24 de septiembre de 2018

Preguntas sin respuestas a un año de María

El doctor Ibrahim Pérez cuestiona cómo es posible que en la emergencia del huracán, en Puerto Rico no pudiéramos proteger ni a los que suponíamos más protegidos, los pacientes encamados en un hospital

lunes, 20 de agosto de 2018

La salud de nuestros pobres

El doctor Ibrahim Pérez plantea que no hay justificación para que el plan de salud gubernamental se haya quedado tan rezagado en sus métricas de calidad

💬Ver 0 comentarios