Alberto Morales Aponte

Tribuna Invitada

Por Alberto Morales Aponte
💬 0

Quemazón laboral

Como psicólogo y experto en intervenciones en crisis soy muy consciente de los efectos que puede ocasionar no canalizar de manera apropiada las emociones. Las profesiones concernientes a la salud mental, intervenciones en crisis y otros oficios de ayuda son profesiones donde el personal como psicólogos, psiquiatras, trabajadores sociales clínicos u entre otros interviene constantemente con casos y situaciones estresantes. Con frecuencia atienden personas que presentan diferentes trastornos de salud mental, pensamientos suicidas, pensamientos homicidas, niveles elevados de ansiedad y coraje, trastornos psicóticos o procesos de duelo, entre otros. Esas intervenciones en muchas ocasiones pueden afectar al profesional provocándole lo que se conoce como “burnout” o síndrome de quemazón, que se caracteriza por agotamiento emocional y físico, ansiedad, pérdida de interés en sus tareas, estrés e irritabilidad, entre otros. Estos profesionales son personas como cualquier otra y no se encuentran exentos de afectarse ante las situaciones en las que interceden.

En Puerto Rico cerca de 310,000 personas, o el 16% de la población entre los 18 a 64 años de edad cumplen con los criterios de trastornos de salud mental a nivel leve, moderado o severo, según datos estadísticos publicados en la página oficial del Departamento de Salud de Puerto Rico.

A nivel mundial, sobre 450 millones de personas sufren de un trastorno de salud mental o de la conducta. Es por tal razón que comparto con ustedes algunos métodos para canalizar las emociones de manera efectiva, con el fin de que el estrés no desencadene en una condición mental más severa. Dichas técnicas las he practicado a nivel personal como también se las he recomendado a mis pacientes en la práctica privada. Estos métodos de relajación, te ayudarán a combatir los efectos del “burnout”, además de ayudarte a ver la vida de manera más positiva. 

Clave la respiración

Respirar profundo, retener y exhalar lentamente la respiración (10 veces o más, hasta que sea necesario), te hará sentir mucho mejor, disminuyendo el ritmo cardiaco y la ansiedad.

Sonreir sin temor

Al sonreír transmites al cerebro un mensaje de que todo está bien y de que te sientes feliz, esto te ayudará a cambiar tu estado de ánimo de uno triste a uno positivo.

Reflexión positiva

A través de la meditación, puedes lograr canalizar los pensamientos negativos, convirtiéndolos en positivos. La meditación se puede llevar a cabo en un lugar tranquilo, el cual puede ser al aire libre o cerrado. Lo importante es que sea en un lugar que te sientas cómodo y relajado. Para lograr este estado relajación, puedes comenzar cerrando tus ojos, mientras practicas un mantra (sonido, palabra o frase), a la vez te puedes visualizar en un lugar tranquilo y cómodo (playa, campo, casa de algún familiar). También puedes enfocarte en sonidos y aromas agradables, lo cual te ayudará a alcanzar ese estado de relajación y serenidad que tanto anhelas.

Actívate

Algunos ejercicios o deportes que podrías realizar lo son: caminar, correr, nadar, practicar zumba, artes marciales, u otros ejercicios similares. A través de los ejercicios físicos se liberan neurotransmisores asociados a la disminución de los niveles de ansiedad y coraje.

Orden clave

Haz una lista de tus prioridades, esto te ayudará a tener orden en tu vida, de la misma manera te ayudará a resolver las situaciones diarias de manera más efectiva.

Primero lo espiritual

Valora y agradece las cosas que tienes y no las que no tienes. Enfócate más en las cosas espirituales y menos en lo material, verás que así te sentirás más feliz. Recuerda siempre que la riqueza interior tiene mucho más valor que cualquier bien material.

Distracción gratificante

Por ejemplo, las manualidades, el cine, la música, escribir pensamientos positivos, leer un libro, entre otras cosas. Eso te ayudará a distraerte y no enfocarte en situaciones negativas.

Un buen sobito

A través de un masaje, podemos relajar los músculos y las tenciones físicas, ayudando de la misma manera a bajar los niveles de estrés.

Juntes de alegría

Rodéate de personas con buen estado de ánimo, así recibirás esa energía positiva y mejorará también tu modo de ver la vida, al enfocarte en las cosas positivas.

Musicoterapia

Escuchar música suave y de relajación (Reiki), ayuda a estimular tu cerebro liberando endorfinas y serotonina (neurotransmisores asociados a la felicidad).

Soltar cargas

El perdón es fundamental para progresar en la vida. Al no perdonar, eres tú el que te perjudicas, cargando un bulto de energía negativa, el cual te hará sentir mal emocionalmente.

Recuerda que, para ayudar a otros, primero debes estar bien contigo mismo. Si se trabaja la salud mental a tiempo, pueden evitarse muchas consecuencias negativas. Espero que estos ejercicios y recomendaciones sirvan para que puedas canalizar apropiadamente esas emociones que en ocasiones pueden hacernos sentir mal y afectar nuestra paz y tranquilidad.

Otras columnas de Alberto Morales Aponte

💬Ver 0 comentarios