Jorge Farinacci Fernós

Tribuna Invitada

Por Jorge Farinacci Fernós
💬 0

Una opción política alterna para Puerto Rico

Cada cuatro años el pueblo de Puerto Rico se ve virtualmente obligado a escoger la opción menos mala. Casi siempre se trata de desbancar al partido que está en el gobierno. Puerto Rico no reelige un gobernador desde 1996. Al menos, hemos resistido reelegir un gobernante malo.

El problema es que hasta ahora nos hemos conformado con la segunda peor opción. Cuando el Partido Nuevo Progresista (PNP) gobierna, apostamos al Partido Popular Democrático (PPD) y vice versa. Ello ha producido resultados negativos previsibles. Necesitamos una alternativa.

Sin embargo, los intentos por buscar alternativas no han sido exitosos. Ni el Partido Puertorriqueños por Puerto Rico (PPR), ni el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) ni el Partido del Pueblo Trabajador (PPT) ni las candidaturas independientes han podido romper el círculo vicioso. Pero cada vez más nos acercamos a ese objetivo. Por primera vez en nuestra historia política moderna, los partidos tradicionales apenas rasparon el 80% de los votos. Tenemos una oportunidad para finalmente emprender un rumbo alterno.

Las voces alternativas crecen: visiones anti-establishment (Alexandra Lúgaro), propuestas de ruptura con el neoliberalismo (PPT y Mariana Nogales), posturas disidentes desafiantes (Manuel Natal, Carmen Yulín Cruz), militancia y resistencia (Jornada, Colectiva), reafirmación patriótica (Juan Dalmau y el PIP), espacios de concertación (Movimiento Unión Soberanista y Movimiento Independentista Nacional Hostosiano), entre otros muchos. Mis disculpas si se me olvidó mencionar alguien; es una lista abierta.

Sin embargo, nadie puede romper el cerco solo. Todos y todas hacemos falta. El PNP y el PPD no son reformables. Su descomposición es total. El PNP ha desmantelado el país a nombre de la estadidad (olvidando que la estadidad supuestamente era para los pobres) y el PPD se ha convertido en una momia política lleno de neoliberales, derechistas y republicanos disfrazados (y no tan disfrazados). Esto, mientras el electorado estadista y popular se distancia de las políticas republicanas de sus lideratos.

Hace falta otra cosa: un espacio dónde quepamos todos y todas quienes aspiramos a un Puerto Rico distinto basado en la solidaridad, la justicia social y el fin del colonialismo. Sea un frente amplio, un movimiento alternativo o un espacio independiente, la ruta es la misma: romper con los partidos tradicionales y convertir al pueblo en protagonista de su propio renacimiento. La materia prima está ahí, sólo hace falta la voluntad. No estamos de acuerdo en todo. Lo importante es que cualquier acuerdo debe estar basado en la diversidad y en la existencia de un programa alterno común: cero Junta, cero neoliberalismo, cero colonialismo. Todavía estamos a tiempo.

Otras columnas de Jorge Farinacci Fernós

miércoles, 10 de octubre de 2018

Un mundo al revés

El abogado Jorge Farinacci reflexiona sobre los gérmenes de una crisis en la que prima el odio en vez de la inclusión y el individualismo antes que la comunidad

martes, 28 de agosto de 2018

El extremismo de centro en el debate relevante

El licenciado Jorge Farinacci sugiere cautela con las posiciones de centro al debatir y proponer alternativas en asuntos políticos, económicos, sociales o culturales

miércoles, 18 de julio de 2018

Hace cien años en Puerto Rico

El abogado Jorge Farinacci Fernós presenta el Puerto Rico de 100 años, cuestionando si ha sido erradicado en verdad

💬Ver 0 comentarios