Ricardo J. Ramos González

Tribuna Invitada

Por Ricardo J. Ramos González
💬 0

Vital extensión de moratoria

El próximo 31 de diciembre de 2017, termina el plazo de la moratoria para la continuación de los procesos de ejecuciones de hipotecas radicados en los tribunales, así como la radicación de nuevos casos. Además, culmina la posposición (indulgencia) de los tres plazos en el pago de los préstamos hipotecarios.

Con el fin de las moratorias se añade a nuestra realidad post-María otra crisis de consecuencias insospechadas. En particular, el número de ejecuciones de hipotecas residenciales en el país ha aumentado hasta llegar a números sin precedentes en los últimos años a consecuencia de la crisis económica que ha afectado al país durante la pasada década. Por otro lado, los que se acogieron a la moratoria en los pagos, podrían muy bien enfrentar un proceso de cobro y una eventual ejecución de la hipoteca de su vivienda principal, si se les exige el pago de los tres meses más el plazo corriente.

Las estadísticas de la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras nos revelan que antes de María miles de préstamos hipotecarios se encontraban atraso, pero esas estadísticas no reflejan la realidad, las mismas no incluyen las decenas de miles de préstamos hipotecarios en atraso vendidos a inversionistas extranjeros durante los pasados años. Esa era la realidad antes de María.

La realidad post-María ha trastocado y alterado todas las estadísticas. Esos números han aumentado exponencialmente, lo que se reflejará de manera evidente a partir del fin del período de moratoria. Solo basta con observar algunos datos oficiales; las 250,000 casas afectadas, las 70,000 casas destruidas y los 31,600 empleos perdidos. Además de los miles de negocios cerrados, el cierre de hoteles, oficinas profesionales, la merma en ingresos y el éxodo masivo de ciudadanos.

Esta nueva realidad obliga al país, en particular a su gobierno, a buscar alternativas para enfrentar el problema que se nos viene encima. Por ejemplo, el Departamento de Vivienda Federal ha extendido la moratoria en las ejecuciones de hipotecas de préstamos FHA, hasta el 19 de marzo de 2018.

Sin embargo, falta mucho por hacer, es necesaria una acción extraordinaria, la cual extienda de manera automática a por lo menos 12 meses la moratoria en las ejecuciones, así como la extensión de la moratoria de los pagos. La reglamentación federal para áreas afectadas por un fenómeno natural y declaradas zonas de desastre ya contempla la extensión de 12 meses de moratoria en los pagos hipotecas en los prestamos FHA, y prestamos convencionales Fannie Mae y Freddie Mac.

Existen precedentes de legislación estatal sobre moratorias en las ejecuciones de hipotecas, avaladas en su momento por el Tribunal Supremo Federal durante la gran depresión económica de los años treinta en los Estados Unidos. En la misma se legisló para establecer moratorias de 12 a 24 meses en las ejecuciones de hipotecas.

Antes de María, una legislación de ese tipo era necesaria, ahora ante las consecuencias del desastre natural más grande que hayamos sufrido en un siglo, esa legislación se hace imprescindible.

Ricardo J. Ramos González es profesor adjunto en la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico a cargo de la Clínica de Asistencia Legal de Derechos del Consumidor para la Prevención de Ejecuciones de Hipotecas

💬Ver 0 comentarios