Orlando Parga

Punto de vista

Por Orlando Parga
💬 0

Wanda goes to Washington

¡Lástima que vaya mal acompañada!  Dar cara y presentarse ante la sociedad política en Washington es misión obligada a todo nuevo gobernador de un territorio privado de los derechos más fundamentales en la democracia estadounidense, pero mucho más apremiante cuando ese poder metropolitano desconfía de la competencia y honestidad de su gobernanza. 

Al mes de súbita transición desde secretaría de Justicia a Fortaleza, Wanda Vázquez va a Washington en doble y compleja misión de aprendizaje y enseñanza.  A ver y tocar la epidermis del centro que gobierna la nación más poderosa del mundo, que con suma frecuencia se distrae en la esfera internacional para menoscabo de sus propias jurisdicciones; y delinear estrategias con las que enfrentar la insensatez e insensibilidad del presidente de turno en Casa Blanca.  Para lograrlo, la inaugurada gobernante requería mejor experimentada compañía que la del junket legislativo que se trepó al estribo de su primer viaje oficial.

Puerto Rico tiene recurso con veteranía, contacto, influencia y relaciones de sobra para introducir e instruir a la gobernadora Vázquez sobre las sinuosidades de dogmas y afiliaciones con las que Washington administra su compleja gobernanza.  Los pasados gobernadores y comisionados residentes Carlos Romero Barceló y Luis Fortuño, tienen excelentes contactos que aportar; el pasado presidente del senado y secretario de estado Kenneth McClintock sin duda es el puertorriqueño que mejor conoce como se tocan y abren las puertas del Congreso y las agencias federales; Eduardo Bhatia, Roberto Prats y Pedro Pierluisi – aunque ya proclamados aspirantes a la gobernación para el 2020 –  podrían desvincularse por una semana de sus candidaturas, aportar sus conocimientos y acompañarla en esta primera excursión a Washington.  Desvincularse es la palabra… la protagonista es la Gobernadora de Puerto Rico, no los legisladores que van ocupar y entorpecer los limitados calendarios y espacios que el aparato federal da a sus visitantes.

La gobernadora Vázquez tiene además que establecer una relación de trabajo con la comisionada Jenniffer González, la funcionaria electa para representarnos en el Congreso.  Hace ya décadas que esa relación entre gobernadores y comisionados en Washington anda rota a causa de personalismos y rivalidades bajo administraciones de los dos partidos que se turnaron el poder.  En tiempo tormentoso no hay de otra; el daño a nuestra reputación en Washington es culpa compartida entre la partidocracia, clase política e inmovilismo colonialista al que se apañó el pueblo puertorriqueño.  En esta película no hay héroes ni heroínas, acá ni allá… pero los de allá tienen la sartén por el mango y los de acá tenemos que remar en la misma dirección hasta salir del remolino en el que nos metimos.  En ese ánimo, deseémosle el mayor éxito aWanda Vázquez en Washington.

Otras columnas de Orlando Parga

viernes, 6 de diciembre de 2019

Los partidos políticos no son finca privada

Los progresistas se cansaron de los que jugaron con sus ideales, abusaron de su confianza y ahora pretenden que un alcalde o jefe les diga por quién votar, escribe Orlando Parga

martes, 3 de diciembre de 2019

Los jueces no son dioses del Olimpo

Los jueces o funcionarios del tribunal no son dioses del Olimpo sino funcionarios públicos a los que se les inviste autoridad para impartir y administrar justicia. Ese honor y privilegio, a más público, más respetable, plantea Orlando Parga

domingo, 1 de diciembre de 2019

El nuevo surco de la esperanza puertorriqueña

El PIP está bajo asedio de un nuevo partido que invita al desafilio del club privado a puerta cerrada de omnipotente liderazgo, señala Orlando Parga al reflexionar sobre deficiencias del PNP y otras colectividades

martes, 26 de noviembre de 2019

Un fenómeno con nombre de Wanda Vázquez

Orlando Parga expresa que la gobernadora representa la calma, la serenidad, la sensatez y la voluntad para que prevalezca el sentido común en La Fortaleza

💬Ver 0 comentarios