Orlando Parga

Punto de vista

Por Orlando Parga
💬 0

Wanda Vázquez: de la debilidad a la fortaleza

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, ¡ay Dios! – canta Rubén Blades en su clásico “Pedro Navaja” que en letra pueblerina encierra tanto existencialismo. A finales de 2018 la secretaria de Justicia Wanda Vázquez parecía encaminada al final deshonroso de una prestigiosa carrera de servicio público acusada por un panel del FEI de intervenir una investigación criminal. Rescatada del oprobio en una audiencia pública televisada que desnudó la sinsustancia de los cargos, seis meses más adelante la secretaria Vázquez alcanzaba el máximo poder público, protagonizando la sucesión del primer gobernador renunciante de la historia puertorriqueña. Desde entonces la gobernadora Vázquez anda poniendo orden a tiempo revuelto y La Encuesta de El Nuevo Día demuestra que el pueblo lo reconoce y le corresponde.

Los indicadores de aprobación que reafirma la encuesta se constituyen en milagro de percepción y sustancia a la luz del ambiente sarcástico y suspicaz con que, con desencanto acumulado, el puertorriqueño juzga a sus funcionarios públicos y líderes políticos. En este caso la tradicional luna de miel no llega por el encanto de la ceremonia tras juramentar tan alto cargo, sino por la conducta de la desposada. El pueblo siente que se toman decisiones orientadas por el sentido común más que por la conveniencia politiquera, produciéndose el fenómeno de que una mujer desvinculada de la partidocracia que en su vida ha pronunciado un discurso político, sin base o maquinaria electoral, renuente gobernadora accidental no elegida, esté superando y desplazando a los más probados y duchos políticos de su partido. Para sorpresa de muchos, si la gobernadora Vázquez dijera mañana revaluar su postura inicial de no interesarle ser elegida en propiedad el año próximo, automáticamente se convertirá en hueso duro de roer en cualquier proceso electoral futuro… en primarias si es retada, o siendo la nominada de su Partido Nuevo Progresista, en las elecciones generales contra partidos adversarios.

Nada de esto significa que hacerlo sea camino de rosas. Será camino de espinas. Esto explica que ante la tentación de producir cambios tan fundamentales que cualquier ser humano acogería, la gobernadora Vázquez todavía lo ande pensando; a sabiendas de que, al instante de anunciarlo, desenvainarán los cuchillos largos de propios y extraños, más de propios que de extraños, que harán lo indecible por descarrilarla.

No obstante, como cantaba Blades, la vida te da sorpresas… desde la debilidad brota la audacia y sorprenden las grandes hazañas. Puerto Rico anhela sorprenderse.


Otras columnas de Orlando Parga

domingo, 17 de noviembre de 2019

Pierluisi: una candidatura impugnada

El exsenador Orlando Parga plantea que, a pesar del anuncio de Pedro Pierlisi esta tarde, no están herméticamente cerradas las puertas de la candidatura a la gobernación en el PNP

martes, 12 de noviembre de 2019

Sí al voto presidencial en Puerto Rico

La idea es buena. Es un recurso habilidoso para insertarse en la política nacional y obligar a los candidatos presidenciales a mirar hacia Puerto Rico con mayor seriedad, sostiene Orlando Parga

domingo, 10 de noviembre de 2019

Somnolencia peligrosa en el PNP

Poco a poco nos civilizamos y la democracia surgió como recurso pacifista de los pueblos con el voto en lugar de las armas para solucionar sus conflictos y los partidos políticos desplazando ejércitos en el campo de batalla electoral.

jueves, 7 de noviembre de 2019

La escritura en la pared

¿No se dan por enterados? Son más los seguidores pagados que los voluntarios; menos la gente reunida en el salón; menos los carros en la caravana. Se les achica el mundo partidista, escribe Orlando Parga

💬Ver 0 comentarios