Orlando Parga

Tribuna Invitada

Por Orlando Parga
💬 0

Yankeeland no se tragó el alma boricua de Lin-Manuel Miranda

Años atrás mi nieto andaba perdido en el espacio como estudiante de educación especial a nivel secundario del sistema público, hasta que su madre optó irse al Norte en búsqueda de mejores retos profesionales, y educativos para él.  Estas Navidades fui a visitarlos y encontré a un nieto fully bilingual, discutiéndome los orígenes del Boston Tea Party según planteados en su última prueba escolar.

Distinto al nieto, el talentoso Lin-Manuel Miranda nació y se crio en la Ciudad de New York a la que se trasladaron sus padres en otra época y circunstancias.  No obstante, ambos son miembros de una tercera generación puertorriqueña que desmiente el paradigma con el que por largo tiempo intentaron cohibirnos los amigos del estatus quo.  En las múltiples entrevistas últimamente realizadas al creador de la obra musical Hamilton, pasa desapercibido que el genial dramaturgo boricua-neoyorquino habla y piensa como estadounidense… que cuando habla de Estados Unidos lo hace desde la perspectiva de “nosotros”, y cuando de Puerto Rico, se funde en “nosotros” porque es un estadounidense que ama entrañablemente a Puerto Rico y vive apegado a nuestra cultura, costumbres y tradiciones.  Que contrario a lo estereotipado y amenazado por el discurso político acá, allá en Yankeeland no se tragaron el alma boricua en el espíritu de Lin-Manuel Miranda.

Desde su crianza en Washington Heights a su educación en Hunter College y Wesleyan University, los padres de Miranda se ocuparon que conociera sus raíces y así cosecharon el fruto de la formidable diversidad que nutre la real grandeza de Estados Unidos.  Irónico y aleccionador que el talento de Miranda se inmortaliza en los escenarios de Broadway a través de la figura histórica de uno de los padres fundadores de la Unión – Alexander Hamilton – y que nuestra Isla estos días reciba la visita de dos expresidentes, docenas de congresistas y líderes nacionales que no vienen a la faena política del estatus ni de sus candidaturas, sino a disfrutar de ver montado a “Hamilton” en el Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré de Puerto Rico.  Que se cuenten en miles las figuras influyentes y poderosas del ámbito nacional que se pelean los boletos de entrada para la obra montada en Puerto Rico, demostrando al hacerlo que la coherencia nacional rebasa las fronteras continentales y la diversidad de razas, orígenes e idiomas de sus habitantes.

Reclamando su espacio, desde el norte la tercera generación puertorriqueña disuelve mitológicos temores del pasado.

Otras columnas de Orlando Parga

miércoles, 22 de mayo de 2019

El pecado de ser viejo

Orlando Parga plantea que, al pronunciarse a favor de proteger a los pensionados, el gobernador Ricardo Rosselló hizo “lo justo y necesario” al anticipar que enfrentará esta “obsesión ideológica” de la Junta de Control Fiscal

miércoles, 24 de abril de 2019

La reconstrucción de Puerto Rico

El exsenador Orlando Parga expresa que en el mensaje de Ricardo Rosselló ante la legislatura, el tema de la igualdad trascendió el estatus político

lunes, 8 de abril de 2019

Peligrosa desunión

Orlando Parga expresa que las próximas elecciones será definitorias para retornar a la sensatez en Estados Unidos

💬Ver 0 comentarios