Luis Vega Ramos

Tribuna invitada

Por Luis Vega Ramos
💬 0

Yo soy Paquista

Una foto dice más que mil palabras, cuenta el refrán. La foto que recoge la reacción del Papa Francisco cuando, por obligación diplomática, se para al lado del presidente Donald J. Trump dice más que todas las palabras en una edición anotada de “El Quijote” de Cervantes y, sin proponérselo, habla volúmenes positivos del actual pontífice.

Nací, me crié y me eduqué en el catolicismo. Es una influencia innegable en mi punto de vista ante el universo. También ha sido, a través de los años, una fuente de cuestionamientos, exploración de contradicciones y hasta de importantes rebeliones en mi vida.  Hoy le confió a un colegio católico (el mismo al que yo asistí) la educación de mi hija, aunque siempre mantengo un ojo avizor.  Usualmente el izquierdo.

Por un lado, me convoca y conmueve aquel Cristo que sacó inmisericordemente a los mercaderes del templo y que predicó que hay que amar al otro, sin cualificación, como a uno mismo.

Por otro lado, me han defraudado varías de las graves fallas humanas de la Iglesia. Ha callado ante la violación de derechos y de la dignidad humana. Ha convivido con regímenes que oprimen al diferente o al vulnerable. Ha vacilado, en varias ocasiones, ante la necesaria condena de quien pone el ánimo de lucro o el poder por encima de la esencia mínima de la humanidad.

Pero el Papa Francisco me ha dado renovada fe. Ha sido un grato desinfectante sobre muchas impurezas que han aquejado a la Iglesia Católica por siglos. Su actitud respetuosa y dignificante frente a la comunidad LGBTT es vanguardista desde el pontificado. Su condena a ver la salud de los seres humanos o el manejo de los recursos de nuestro planeta como meros negocios para asegurarle riqueza a unos pocos en vez de como derechos básicos a ser consagrados para todos nosotros es inspiradora. Su reclamo de construir puentes, en vez de muros, entre los pueblos porque lo segundo "no es cristiano" es oportuno e impostergable. 

En fin, tengo que admitirlo, el Papa Francisco me parece un gran tipo.

Eso no quiere decir que no me gustaría verlo ser más osado y rebelde en la defensa de las causas que mencioné o de otras, como del rol de la mujer en la jerarquía decisional o clerical católica.

Le queda mucho por hacer, otros mercaderes que lanzar fuera del templo, pero no lo ha hecho mal hasta ahora.  Además, me gustaría que entendiera de una vez que no hay nada "ofensivo" en que muchos lo vean o lo pinten a la usanza de un superhéroe.

No puedo afirmar que soy más papista que el Papa. No lo soy. Pero frente a su respeto a la diversidad, su defensa de la dignidad básica de todo ser humano, así como su obvia y genuina incomodidad ante los intolerantes, los que odian y los que buscan afianzar su poder construyendo muros de prejuicio, no tengo ninguna reserva en afirmar que me estoy tornando bastante paquista.

Gracias al Papa Francisco por retratarse bien, y por retratar bien a tantos de nosotros, católicos y no católicos, que simplemente no estamos dispuestos a sonreír plácidamente ante la fanfarronería de gente como Donald Trump.

Gracias Francisco por recordarnos con tu gesto que contra lo único que hay que ser intransigentemente intolerante es contra la intolerancia intransigente.

Otras columnas de Luis Vega Ramos

jueves, 15 de noviembre de 2018

El sorprendente Stan Lee

Luis Vega Ramos, acólito inconsolable del Hombre Araña, expone las aportaciones de la carrera de ocho décadas del creador de superhéroes

martes, 6 de noviembre de 2018

Héctor Ferrer: El corredor incansable

El representante Luis Vega Ramos reflexiona en los años que trabajó junto al líder del PPD y comparte anécdotas de momentos donde la amistad marcó su relación

jueves, 6 de septiembre de 2018

La lección de Cory Booker

El representante Luis Vega Ramos explica lo aprendido de la decisión del senador de “violentar” las reglas del Senado federal para cumplir con su conciencia

jueves, 23 de agosto de 2018

Recuperar el alma del PPD o morir

Luis Vega Ramos plantea que ser Popular era una filosofía de vida, un credo de responsabilidad social, que se ha olvidado hoy, cuando al PPD no se le siente el alma

💬Ver 0 comentarios