💬

A renovar la mirada ante giro en el mercado laboral

El mercado laboral de Puerto Rico celebra una positiva recuperación que, lejos de tranquilizar al gobierno y al sector privado, requiere de grandes cambios atados a nuevas demandas surgidas tras la pandemia y al desarrollo de profesiones u oficios que el signo de los tiempos termina por imponer frente a otros que se desvanecen por renovados requerimientos de una economía en dinámica evolución.

Esto último parece favorecer por estos días a los empleados que, ante una persistente escasez de mano de obra, dificulta la tarea de los patronos de encontrar personal idóneo para cubrir las necesidades de sus empresas.

La opinión experta sostiene que la pandemia provocó una formidable transformación del entorno laboral con consecuencias que serán decisivas en la contratación y retención del recurso humano en el largo plazo.

Las estadísticas a marzo pasado indican que el total de personas empleadas en Puerto Rico suma 1,137,000, el nivel más alto desde el 2009. El nivel de desempleo se ubicó en 6.5%, con una tasa de participación de 44%. Hay cifras que, por definición, convierten en literal esa máxima de la economía: los fríos números. Sumando y restando, de cada 10 personas aptas para trabajar, cuatro están activas en el mercado del empleo. De esas, el 20% trabaja a jornada parcial. También abona a esta matemática la tasa de envejecimiento de la población, pues tres de cada 10 habitantes tiene más de 60 años.

Los economistas coinciden en los desafíos que enfrenta Puerto Rico en este campo. En esencia señalan que es urgente levantar mejores y más creativos incentivos para atender una brecha de 200,000 plazas desocupadas.

El declive de la pandemia frenó los subsidios de emergencia. Y a contramano generó una escalada de demandas de bienes y servicios por la rápida normalización de la economía global.

Sin esas ayudas y con un costo de la vida insufrible más nuevos estímulos, como el crédito por trabajo, la inyección de los fondos de recuperación y el repunte de algunas industrias, la fuerza laboral despertó para marcar cifras alentadoras.

Sin embargo, este positivo movimiento emerge con otros retos en la preparación y desarrollo de nuevos talentos. Los sectores que más crecerán en los próximos años serán la transportación terrestre, procesamiento de datos, entretenimiento, cuidado de enfermeras, asistencia social y cuidados de salud ambulatorios, entre otros.

La inminente salida de al menos 2,685 maestros del sistema público por la ola de jubilaciones adelantadas abrirá seguramente nuevas oportunidades, siempre y cuando la Secretaría de Educación actúe con rapidez y solvencia.

La diáspora puertorriqueña es una rica fuente de toda clase de trabajadores y, particularmente, de especialistas en exigentes tareas en la industria nacional. Hemos celebrado desde estas páginas las iniciativas privadas que han conseguido relocalizar con gran éxito a boricuas que, animados por el deseo genuino de regresar a la isla, cargan en su equipaje personal conocimientos y aprendizajes que generosamente devuelven a la tierra que los vio nacer. Corresponde a la rama ejecutiva amplificar estos loables emprendimientos.

Una mirada amplia al mercado laboral deja al desnudo la deficiencia de las sucesivas administraciones de diverso color político para reorientar errados programas de incentivos que perpetúan la cultura de la dependencia, amparada en ineficaces ayudas que erosionan nuestra frágil economía.

La necesidad de cubrir nuevas plazas, atemperadas a las exigencias actuales, requiere de incentivos justos, como ha ocurrido con el reciente incremento del salario mínimo o el citado impuesto por trabajo. También es menester que el sector privado afine sus ofertas sobre fórmulas flexibles atadas a beneficios convocantes y que el sistema educativo modernice su oferta. Una buena gobernanza debe vigilar que las reglas del juego beneficien al conjunto de la sociedad puertorriqueña y que el trabajo, cualquiera sea el tamaño de la responsabilidad, tenga soportes justos para seguir avanzando hacia una economía robusta que garantice el futuro de los puertorriqueños.

💬Ver comentarios
Popular en la Comunidad

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: