💬

El hogar como escudo contra la explotación de menores

La espeluznante explotación de menores perpetrada por un hombre que esta semana aceptó haber cometido múltiples delitos sexuales contra al menos 12 niñas en Puerto Rico debe mover con mayor urgencia a las familias y a las autoridades a prevenir y castigar con ahínco esos crímenes atroces contra la niñez.

La investigación de las autoridades federales recopiló voluminosa evidencia que permitió presentar 32 cargos en el caso de mayor magnitud por explotación infantil contra un solo individuo en tiempos recientes en la isla.

Este atroz acoso a menores a través de llamadas de vídeo y otras comunicaciones en Instagram para producir material pornográfico hace imperioso que los padres, las madres, los tutores u otros adultos incrementen la supervisión de sus hijos o allegados.

En el referido caso se desarrolló una minuciosa investigación gracias a las denuncias de familiares de una de las víctimas, una niña de 12 años. La estrategia investigativa de las autoridades llevó a la recopilación de amplia evidencia sobre los patrones de acoso y amenazas a varias menores, y de grabaciones de material pornográfico, entre otros documentos. Los delitos de explotación cometidos contra estudiantes ocurrieron en 2019 y en años previos.

Este caso alecciona sobre la relevancia de supervisar a los menores y de entablar comunicaciones sosegadas que permitan detectar cualquier situación riesgosa. Aunque ya es común el uso de teléfonos móviles y computadoras desde edades tempranas, es fundamental que los adultos supervisen las interacciones de los menores mediante estas tecnologías.

Educadores y otros peritos recomiendan la observación como herramienta clave para detectar cambios de conducta u otras señales de que un menor es víctima de acoso cibernético. Algunas señales descritas por los expertos son los cambios repentinos de humor o en la ingesta de alimentos, además de pesadillas u otras dificultades para dormir. Es relevante, por otro lado, detectar si el menor posee dinero, juguetes o regalos de procedencia desconocida.

Los adultos deben conversar en tono afable con los niños y jóvenes sobre los peligros del internet. Es fundamental orientarles sobre el valor de la privacidad, ayudándoles a discernir el tipo de datos y contenidos que en ninguna circunstancia deben compartir por las redes sociales. Como medidas de protección, los adultos pudieran activar dispositivos digitales diseñados para prevenir recepciones que resulten lesivas para los menores. Además, es saludable establecer reglas sobre el uso de los aparatos electrónicos.

Los niños y las niñas que son víctimas de explotación sufren daño emocional que puede afectar su potencial de desarrollo. Psiquiatras y otros profesionales de la conducta humana identifican la baja autoestima y la desnutrición entre las repercusiones del abuso sexual.

Es sumamente valiosa la labor educativa que equipos gubernamentales locales y federales llevan a cabo en la isla para educar a los padres y adultos sobre cómo hacerle frente a la proliferación de la explotación de menores. Los esfuerzos preventivos incluso se han diseñado para orientar directamente a los estudiantes de escuelas públicas y colegios privados. Esa gestión es realizada por personal de la División de Crímenes Cibernéticos del Negociado de la Policía, entre otros recursos. En lo que va del año, sus conferenciantes han dictado 60 charlas en planteles del país.

Estas charlas deben incorporarse en las lecciones regulares del curso escolar. Conviene, además, que los trabajadores sociales y el personal docente reciban adiestramiento regular para que provean estrategias de prevención y ayuda efectiva en caso de que un alumno pueda ser víctima de explotación sexual.

Las herramientas para frenar y castigar a los criminales que acechan a los menores adoptando identidades falsas y otras tretas incluyen las líneas confidenciales para ofrecer orientación o tramitar querellas de abuso.

Si tiene información que pueda conducir a la identificación de un explotador o depredador sexual de menores llame a la línea confidencial de la Alianza de Puerto Rico en Contra de la Explotación Infantil al 787-729-6969.

Todos los sectores de nuestra sociedad, en especial las familias, están llamados a reforzar los escudos que brindan bienestar y seguridad a nuestros menores.

💬Ver comentarios
Popular en la Comunidad

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: