💬

La transformación energética es eje de la reconstrucción

Que los progresos hacia la transformación energética hayan sido el eje principal de la más reciente audiencia pública en el Congreso en torno a las obras de recuperación de los desastres recientes en Puerto Rico demuestra la importancia de que todos los componentes relacionados con el futuro del sistema eléctrico puertorriqueño aúnen esfuerzos hasta lograrlo.

La mayoría de los representantes federales que participaron en la vista del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes estuvo de acuerdo en que Puerto Rico necesita acelerar la creación de resiliencia de la infraestructura física y de las comunidades, particularmente las más vulnerables.

Los legisladores coinciden en que, para ello, hace falta un sistema eléctrico moderno que provea un servicio confiable y asequible, capaz de recuperar rápidamente de un evento natural. Algunos subrayaron, con completo acierto, que parte crítica del proceso es resolver la quiebra de la Autoridad de Energía Eléctrica.

En la audiencia, el gobernador Pedro Pierluisi y representantes de la empresa LUMA Energy, a cargo del sistema de transmisión y distribución eléctrica, rindieron cuentas sobre el estado del sistema y los proyectos presentes y previstos.

La defensa, por parte del mandatario, de la continuidad del contrato de LUMA suma estabilidad al proceso de recuperación y de transformación de la red eléctrica.

La isla se encuentra ante una confluencia de oportunidades únicas para revitalizar el sistema del que depende toda su actividad social y económica. El gobierno federal asignó $9,500 millones para la reconstrucción del sistema eléctrico relacionada con el huracán María.

Por su parte, el Congreso tiene una propuesta para asignar otros $5,000 millones para equipar con paneles solares y baterías de almacenamiento los hogares de escasos recursos o personas con impedimentos. Asimismo, la isla cuenta con el respaldo expreso de la administración del presidente Joe Biden, quien delegó en la secretaria de Energía, Jennifer Granholm, dirigir la transformación del sistema eléctrico isleño.

El evento de ayer en el Congreso acentúa el valor del nuevo plan acordado con la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias para estabilizar el sistema eléctrico con plantas generadoras portátiles o en barcazas que aumenten la capacidad de generación. Esto permitirá dar espacio a la modernización de las plantas generatrices, reduciendo la frecuencia de apagones.

El alza en la generación cubriría la reserva necesaria mientras se sustituyen provisionalmente fuentes de producción para sacar de operación, de forma ordenada, a las generatrices que requieren mantenimiento y modernización.

Poner en vigor el plan de mejoras de las plantas generadoras de manera puntual y eficiente determinará el éxito del plan. También es imprescindible acelerar el demorado proceso de contratación para administrar desde el sector privado el sistema de generación. Asimismo, es preciso aprobar proyectos que añadan voltaje, provenientes del gas natural, como parte de la transición hacia la meta de energía renovable.

Quedan por superar otros retos importantes que exigen colaboración entre la empresa que opera el sistema de transmisión y distribución, y la AEE. Por su parte, la clase política debe asumir la transformación energética como la gran meta de país inmune a los intereses político-partidistas.

Cada componente de este complejo proceso está convocado a hacer su parte con el más alto sentido de responsabilidad y diligencia.

La transformación energética cuenta, además, con un sector privado ávido de colaborar en la administración compartida del sistema. Así como LUMA tiene a cargo optimizar la red de distribución y transmisión, lo sensato es emprender la sustitución de las decaídas plantas de generación de energía con instalaciones de gas natural, en la transición hacia proyectos de energía renovable.

Puerto Rico necesita alejarse de las actitudes del pasado que han obstaculizado el proceso de transformación del sistema energético. Nuestra gente merece un sistema robusto, estable y resiliente que le permita desarrollarse social y económicamente, mientras se recupera rápidamente de los embates de la naturaleza.

Con los cambios de liderato en el Congreso a partir de enero, todas las fuerzas tienen que estar unidas en el propósito de construir un sistema eléctrico que devuelva la competitividad al país, mientras provee seguridad y calidad de vida a sus ciudadanos.

💬Ver comentarios
Popular en la Comunidad

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: