💬

La visión de progreso del ejecutivo merece respaldo

En su primer Mensaje de Estado de Situación del país, el gobernador Pedro Pierluisi presentó un mapa para edificar un Puerto Rico saludable que, mediante el fortalecimiento de las infraestructuras sociales y económicas, deberá mover al país hacia el progreso.

Contando con una asignación histórica de fondos federales para asistir en la reconstrucción tras cuatro años de emergencias y devastación, el ejecutivo ha revelado la agenda con la que espera acometer, sin demora, grandes proyectos generadores de desarrollo y bienestar.

El mandatario ha reconocido que, para emprender la obra monumental de reconstrucción, el país necesita a su población saludable. Desde el refuerzo de las medidas para superar la pandemia del COVID-19, hasta la construcción de instalaciones hospitalarias modernas y resilientes, el gobernador enumeró una serie de acciones imprescindibles y justas para fortalecer la infraestructura salubrista.

Sabe que la salud poblacional depende del cierre de las brechas de desigualdad que mantienen a la mitad del pueblo en rezago social y económico. Se propone encaminar la equidad salarial, y ha reiterado su compromiso para combatir la violencia de género y cualquier forma de discrimen relacionado a la orientación sexual o identidad de género.

Ha trazado una ruta para construir la obra de infraestructura que deberá servir como plataforma de productividad para generar ingresos nuevos y sostenidos. El plan pone como eje central de esa infraestructura a la transformación energética, la zapata que puede producir florecimiento económico mediante la inversión de capital, y proveer estabilidad eléctrica a los hogares y negocios.

Coincidimos con Pierluisi en que el acuerdo con la empresa LUMA, que es un contrato de país, debe honrarse. Esta es una contratación clave para que la isla encamine la edificación de un sistema energético confiable que permita echar a andar los distintos sectores industriales, comerciales y a los pequeños negocios.

La transformación administrativa del sistema energético es una prioridad. Es un paso necesario que acompaña a los esfuerzos de revitalización de los demás componentes de un servicio central para todas las actividades domésticas, laborales, sociales y económicas. Debemos apostar al futuro rechazando todo intento de desviar la atención y de pretender que la isla permanezca como rehén de estilos que retrasan su desarrollo.

Ubicándola como herramienta fundamental para ese desarrollo del país, Pierluisi abordó la educación hilvanando los planes para asegurar que los estudiantes del sistema público recuperen el ritmo de aprendizaje interrumpido por los huracanes, la actividad sísmica y la pandemia. A la vez, se reforzarán y construirán nuevas escuelas resistentes a desastres naturales, muy necesarias en el suroeste. El mandatario incluyó en ese marco educativo a la Universidad de Puerto Rico, cantera de talentos que se comprometió a hacer parte de la reingeniería gubernamental que propone. Acompañó el merecido reconocimiento a las aportaciones del principal centro docente con una asignación millonaria y el compromiso de no recortarle el presupuesto.

Pierluisi puso atención puntual a las acciones iniciadas por su administración para terminar con el abandono en que se encuentran las islas municipio de Vieques y Culebra. La urgencia de que se construya un nuevo hospital en Vieques y de resolver el problema de transportación marítima es un asunto de justicia social que propiciará el desarrollo económico de ambos pueblos. Los esfuerzos deben ser parte integral de los planes de desarrollo de la antigua base naval de Roosevelt Roads, en Ceiba, donde ubican los puertos de conexión con ambas islas.

La lista de proyectos que comprenden la agenda de reconstrucción de Puerto Rico para este mismo año es amplia y esperanzadora. Será fundamental que se ejecuten con transparencia y con mecanismos robustos de fiscalización. El fortalecimiento de los lazos con el gobierno federal debe ser respaldado con el manejo responsable y estratégico de los recursos asignados.

De las buenas relaciones con Washington D.C. y el uso pulcro y diligente de los recursos depende que Puerto Rico supere sus desafíos. Entre los retos más importantes está encontrarle solución a la deuda y llevar a cabo las reformas estructurales que den agilidad al gobierno, propicien la salud fiscal y la recuperación del atractivo de la isla en los mercados de inversión.

💬Ver comentarios
Popular en la Comunidad

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: