💬

Queremos una Semana Santa segura para todos

La experiencia de visitar a Puerto Rico, incentivada por las bellezas naturales, los atractivos culturales y recreativos, así como por la vida social y cultural de los locales, hacen de la economía del visitante un pilar del desarrollo isleño. En estos días de aumento de viajeros, es preciso actuar para lograr completa salubridad y seguridad en todos los segmentos de nuestra actividad turística.

El alza en el número de pasajeros que procuran diversión o descanso durante el receso de Semana Santa y la pausa primaveral, debe acogerse como una oportunidad para que la industria turística local se recupere de las pérdidas asociadas a la marcada paralización socioeconómica debido a la pandemia del COVID-19.

La comunidad médica se ha pronunciado preocupada porque recién se ha observado un alza en la hospitalización de pacientes con el virus y el viernes había un 71% de ocupación en las unidades de cuidado intensivo. Ayer, el Departamento de Salud reportó 96,969 casos confirmados de COVID-19 y una cifra acumulada de 2,112 muertes a causa de la enfermedad.

Por ello, toda actividad turística tiene que incluir el cumplimiento riguroso de las medidas de protección de la salud de visitantes, residentes y trabajadores de hoteles, restaurantes, servicios de transportación y demás negocios de la industria.

Será crucial orientar a los turistas sobre las medidas básicas que es preciso observar en la isla, como el uso constante de mascarillas, y otros requisitos de prevención para poder entrar a comercios y otras instalaciones públicas o privadas. Desde su arribo, los visitantes deben estar informados incluso sobre las penalidades por incumplir esos requerimientos.

La divulgación amplia de las órdenes gubernamentales sobre control pandémico, y la vigilancia e insistencia de los oficiales de ley y orden para asegurar su complimiento, pueden garantizar el disfrute de las playas y demás atracciones del país. Puerto Rico merece paz social y los turistas tienen también la responsabilidad de respetarla.

Son inaceptables los incidentes con algunos turistas reacios al uso de mascarillas, o que han provocado peleas u ocasionado vandalismo en hospederías u otras edificaciones. Corresponde a la Policía intervenir con quienes violen las leyes y reglamentos de todo tipo, ya sean locales o visitantes.

Debe señalarse que la mayoría de los visitantes respeta las normas del país, lo cual le abre el camino al disfrute pleno de las múltiples zonas turísticas de la isla. Esperamos que este periodo lleve a los visitantes a deleitarse con la experiencia de la enriquecedora vida cultural y social puertorriqueña. Para Puerto Rico, estas visitas deben servir también para impulsar la recuperación de actividades turísticas que en el pasado han generado alrededor de 80,000 empleos directos e indirectos, y han aportado el 7% del Producto Interno Bruto.

En días recientes ha sido motivador observar a un creciente número de guías escoltando a grupos de visitantes por las calles del Viejo San Juan y brindando información sobre el valor arquitectónico e histórico de estructuras en esa zona declarada Patrimonio Mundial por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

El receso de primavera, cuando miles de estudiantes y trabajadores estadounidenses hacen un alto en sus labores cotidianas, debe marcar una oportunidad para demostrar que en la isla es posible llevar a cabo, con las cautelas necesarias, una amplia gama de actividades en nuestros espacios urbanos y rurales. La pausa primaveral coincide con la Semana Santa, periodo de recogimiento espiritual para millones de personas.

Aunque avanzan los esfuerzos de vacunación, el jueves la Coalición Científica planteó un “repunte preocupante” de hasta 74% de casos confirmados en dos semanas. La entidad señaló un alza de 3.3 a 4.5% en la tasa de positividad del virus, así como en las hospitalizaciones de adolescentes de 15 a 20 años. Este segmento de la adolescencia, al igual que el de los jóvenes adultos, no debe descuidar las medidas de distanciamiento físico, uso de mascarillas y la desinfección regular de manos.

Mediante la colaboración solidaria de residentes y visitantes, Puerto Rico puede destacarse como un destino turístico seguro, no solo durante esta Semana Santa, sino todo el año.

💬Ver comentarios
Popular en la Comunidad

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: