💬

Solidaridad para rescatar a Haití del COVID

Haití sufre de forma dramática la ausencia de la inmunización equitativa contra el COVID-19 que merecen todos los pueblos, y por la que abogan entidades defensoras de los derechos humanos y de colaboración internacional, incluida la Organización de las Naciones Unidas.

El país más empobrecido de las Américas no ha podido encaminar un proceso de vacunación porque depende de que se le done el fármaco. El suministro inicial está en manos de la iniciativa global COVAX de la ONU, que ha prometido 756,000 dosis para los haitianos.

La comunidad internacional está convocada a asistir a la nación que comparte frontera con República Dominicana, y que por demasiado tiempo ha padecido la indiferencia de países desarrollados.

Puerto Rico ha demostrado su solidaridad en momentos críticos del hermano país caribeño, particularmente en respuesta a los estragos del terremoto de 2010. Ante el desafío pandémico, será propio que los puertorriqueños extendamos oportunamente nuestro apoyo al pueblo haitiano.

En Puerto Rico se produce equipo médico y suministros utilizados para controlar el COVID-19. Grupos salubristas que han visitado Haití, con apoyo de la empresa privada y de entidades sin fines de lucro, podrían coordinar donaciones de mascarillas, alcohol, desinfectantes y otros productos necesarios para frenar el virus.

Filántropos boricuas que incluyen a profesionales de la salud, religiosos y voluntarios de distintos sectores, como los que integraron los equipos que asistieron a haitianos tras el terremoto del 12 de enero de 2010, podrían retomar, con las medidas cautelares, misiones que contribuyan a combatir el COVID-19 en la antigua colonia francesa.

La isla también podría aportar con la divulgación de material educativo para promover las prácticas preventivas. Entidades internacionales han identificado, como causa de contagio, la ausencia de distanciamiento físico en comunidades haitianas carentes de sistemas sanitarios eficientes.

Pero es preciso también que el gobierno haitiano asuma su responsabilidad de controlar la propagación del virus. Haití celebró recientemente carnavales multitudinarios mediante la insólita autorización del Estado. También es altamente preocupante la inexistencia de sistemas para rastrear la incidencia de contagios.

La Organización Mundial de la Salud ha calculado en 12,788 las personas contagiadas con el virus en Haití hasta el 7 de abril. Pero líderes de derechos humanos en ese país señalan que la cifra puede estar subestimada, entre otras razones, por la falta de un protocolo de bioseguridad y de un sistema tecnológico centralizado de vigilancia epidemiológica.

Es claro que Haití, con 11 millones de habitantes, sufre la extrema inequidad en inmunización pandémica. En circunstancias similares se encuentran países como Guatemala, donde las muertes por COVID-19 superaron las 6,300 y Honduras, donde se habían confirmado 4,000 decesos, también al pasado 23 de febrero. En varias naciones centroamericanas la vacunación comenzó el mes pasado, y gracias a la colaboración de la ONU.

Mientras se administran vacunas en distintos países, el relajamiento de las medidas preventivas ha causado un repunte de contagios a través del globo. Estados Unidos, Brasil e India reflejan la mayor incidencia de contagios y el mayor número de decesos. La semana pasada, India registró el mayor número de nuevos casos (513,885, un alza de 38%), seguido por Brasil (505,668 nuevos casos, un alza de 5%) y Estados Unidos (con 444,756, para 5% más que la previa).

Los repuntes del virus, agravados ahora por los contagios con variantes más agresivas que la cepa detectada en diciembre de 2019, marcan la urgencia de promover la inmunización equitativa como freno a la pandemia. Avanzar hacia esta meta requiere esfuerzos multinacionales que aumenten la producción de los fármacos probados efectivos contra el COVID-19.

También es crucial una solidaridad mayor para facilitar el suministro de cargamentos de vacunas y apoyo para agilizar su administración en sectores urbanos y rurales a través del mundo. La comunión mundial de propósito debe volcarse, además, hacia los vecinos que menos poseen, como Haití que ubica en nuestro patio.

💬Ver comentarios
Popular en la Comunidad

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: