Yarimar Bonilla
💬

La caravana de Bad Bunny

Este pasado domingo la estrella mundial Bad Bunny hizo historia una vez más con su primer concierto “virtual”. Como es usual en el artista que celebra “hacer lo que le da la gana”, los libretos tradicionales para un “live” se tiraron por la borda y lo que vimos fue no tanto un concierto sino más bien una caravana que atravesó una ruta llena de simbolismos y mensajes, tanto dichos como no dichos.

Otras columnas de Yarimar Bonilla

martes, 13 de octubre de 2020

Espatarrémonos

Yarimar Bonilla declara: “Queremos sentarnos sin tener que cruzar las piernas, sentir la brisa por donde nos plazca, y disfrutar la vida a pata suelta sin tener que ser responsables de los que tratan nuestros cuerpos como objetos de lujuria, o peor, propiedad ajena”

sábado, 5 de septiembre de 2020

Una blanca que quiso ser boricua

Lo que Jessica Krug realmente adoptó no fueron las tradiciones de negros y latinos, sino las posturas de la supremacía blanca colonial al apropiarse y adueñarse de lo que no le pertenece, escribe Yarimar Bonilla

miércoles, 22 de julio de 2020

El costo del turismo

El contexto de la pandemia nos muestra, de la forma más extrema, cómo una economía que gira alrededor de los anhelos y antojos del ‘visitante’ literalmente pone en riesgo la vida y el bienestar de los residentes, escribe Yarimar Bonilla

domingo, 19 de julio de 2020

La sociedad del riesgo

En el aniversario de nuestra más reciente catarsis social deberíamos preguntarnos cómo organizar nuevamente nuestro coraje para que el verano del 2019 no sea un episodio aislado, sino el principio de una nueva era de riesgos políticos, dice Yarimar Bonilla

 

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: