Kenneth Rivera Robles
💬

Duelo congresional de titanes

A nivel federal se han firmado varias leyes para atender la crisis económica causada por el COVID-19. La más abarcadora es el Coronavirus Aid Relief and Economic Security Act (“CARES”) del 27 de marzo. CARES tenía un costo preliminar estimado de $2.2 billones (trillones en inglés). Sin embargo, el Congressional Budget Office (“CBO”) estimó su costo final en $1.7 billones luego de ciertos ajustes. En documentos hacen referencia a trillones pues usan la escala numérica corta donde mil millones se consideran un billón. Aún no hemos superado la crisis por lo que surge la necesidad de legislación concediendo ayudas adicionales. La Cámara de Representantes, presidida por la congresista demócrata Nancy Pelosi, hizo una propuesta llamada Health and Economic Recovery Omnibus Emergency Solutions Act (“HEROES”) el 12 de mayo con un costo de $3.5 billones. El Senado, liderado por el senador republicano Mitch McConnell, anunció el lunes, 27 de julio el proyecto Health, Economic Assistance, Liability Protection and Schools Act (“HEALS”). HEALS es más limitado en los beneficios, su costo es de $1 billón, aunque atiende algunas áreas que no son atendidas por legislación federal anterior. A continuación una breve comparación entre estas legislaciones:

1. El pago de $1,200 de CARES incluía el famoso pago de $1,200 por persona ($2,400 para casados) y $500 por cada dependiente menor de 16 años. HEROES propone un nuevo pago de $1,200 por persona que incluyen hasta 3 dependientes que pueden ser mayores de 16 años. HEALS es igual pero reduce el pago por dependientes a $500.

2. P andemic Unemployment Insurance (“PUA”) CARES proveía un pago de $600 semanales hasta finales de julio. HEROES extendería dicho beneficio, con la misma cantidad, hasta enero del próximo año. HEALS propone un pago semanal de $200 hasta finales de septiembre. Luego de esa fecha complementarían el desempleo estatal para que la persona reciba hasta 70% de su salario antes de la pandemia. Se argumenta que un PUA muy alto no incentiva el regreso al trabajo. Por otro lado, un estudio de la Universidad de Yale y otro de Ernie Tedeschi no concurren con esa conclusión.

3. Paycheck Protection Program (“PPP”) de Small Business Administration (“SBA”): Los PPP se adoptaron por CARES y se enmendaron por el PPP Healthcare Enhancement Act (“PEA”) del 24 de abril y el PPP Flexibility Act (“PFA”) del 5 de junio. Los PPP son unos préstamos de SBA, de hasta $10 millones, que se pueden condonar siempre y cuando se use 60% para el pago de nómina y el resto en otros gastos elegibles (interés, renta y utilidades) en un periodo de 8 o 24 semanas. La cantidad a ser condonada se puede limitar si se reduce el número de empleados o el gasto de nómina. HEALS permite solicitar otro préstamo condonable de hasta $2 millones a patronos con 300 empleados o menos que demuestren una reducción de 50% en sus ingresos. HEROES había hecho unas propuestas a los PPP pero la mayoría ya fueron incluidas en el PFA que fue aprobado luego HEROES haberse radicado.

4. Employee Retention Credit (“ERC”): El ERC, que se introdujo bajo CARES, es un crédito reintegrable provisto a patronos que mantengan su fuerza laboral. La cantidad del crédito es 50% de los primeros $10,000 pagados durante el periodo afectado por la pandemia (“el Periodo Elegible”). HEROES propone que el crédito sea 80% de los primeros $45,000 pagados durante el Periodo Elegible. HEALS propone que sea 65% de los primeros $30,000 pagados durante dicho periodo. Bajo CARES si una empresa usaba los PPP no podía solicitar el ERC. Ambos proyectos permiten usar ambos beneficios siempre y cuando no se usen sobre los mismos salarios.

5. Coronavirus Relief Fund (“CRF”): Bajo CARES se creó el CRF que asignó $150,000 millones para los estados y las posesiones para lidiar con la pandemia. De esa partida, Puerto Rico recibió $2,200 millones. HEROES propone asignar $1 billón adicional. Mientras que HEALS lo que hace es mantener la cantidad original pero flexibilizando su uso.

6. Protección Legal: HEALS provee protección legal contra demandas a escuelas, proveedores de servicios de salud y patronos relacionados a contagios de COVID-19 en sus predios. El proyecto presume la buena fe si la entidad cumplió con los estándares y directrices de seguridad que les fueron provistos. Para poder prevalecer en su reclamación legal quien demanda tendría que probar que la entidad actuó mal de forma crasamente negligente o de forma intencional. También se provee un tope a la cantidad de daños que puede ser reclamada. La limitación se mantiene hasta lo que pase primero entre el 1 de octubre de 2024 o cuando el COVID-19 deje de ser una emergencia pública.

7. Gastos de Equipo de Protección: HEALS provee un crédito reintegrable de 50% de lo incurrido por una empresa en equipo de protección. El gasto se limita a $1,000 por empleado por los primeros 500 empleados, $750 por empleado entre 500 y 1,000 y $500 por empleado en exceso de 1,000.

Cualquier ayuda adicional debe llegar con prontitud y de forma adecuada. Han ocurrido varios casos donde las ayudas han tardado en ser distribuidas, y peor, donde ha ocurrido fraude en las solicitudes. Esto se debe atender por ayudas adicionales según descrito en un informe del GAO (20-625).

El Senado rechazó HEROES argumentando que era demasiado abarcadora y costosa. Pero se comenta que los demócratas se sienten confiados pues entienden que HEROES provee un remedio significativo ante la crisis y recibirá mayor apoyo popular cerca de un proceso eleccionario. De hecho, aún entre los republicanos, HEALS no ha contado con un apoyo generalizado. Al final del camino, entendemos que la legislación final será un híbrido con elementos de ambos proyectos. Estamos ante un duelo de titanes del congreso, Pelosi y McConnell, para ver cuál logra imponer el mayor número de iniciativas en la legislación que se apruebe.

Otras columnas de Kenneth Rivera Robles

viernes, 19 de junio de 2020

La prioridad: estimular el desarrollo económico

Debemos insertarnos de forma creativa y unificada en la iniciativa de ‘reshoring’, que presenta la oportunidad de aumentar nuestra base impositiva, plantea Kenneth Rivera-Robles